Mala intención por parte de EE.UU.

El 31 de agosto de 1998, la RPDC lanzó el primer satélite artificial Kwangmyongsong No.1. No fue tolerable el escándalo que los EE.UU. y sus secuaces armaron alegando que no era satélite sino un misil.

Era cuando ellos hicieron esfuerzos frenéticos por provocarnos so pretexto del problema nuclear. En ese momento, los EE.UU. armaron alboroto de que “Corea del Norte lanzó el misil de alcance intermedio”. Japón también se portó imprudente diciendo que “se hizo abierta la amenaza nuclear del Norte”.

Cuanto más se intensificaba la ofensiva enemiga contra la RPDC, tanto más ansiaban los funcionarios coreanos dar parte oficial. Pero no hubo ninguna noticia al respecto aunque pasaron los días uno tras otro.

El 4 de septiembre, la Agencia Telegráfica Central de Corea y la TV Central lanzaron la noticia especial, cuyo título fue: la “RPDC lanzó el satélite artificial colocándolo con éxito en la órbita”. El enemigo cerró la boca como si fuera sordo y mudo.

Kim Jong Il dijo: El enemigo se metió en un aprieto porque después de unos días transcurridos dimos parte al mundo sobre el lanzamiento exitoso del satélite artificial. Los EE.UU., Japón y los títeres surcoreanos armaban alboroto de que hicimos prueba de lanzar un cohete balístico de mediana distancia sin saber que no era sino el satélite artificial, lo que dejó al desnudo sus artimañas.

La revista surcoreana MAL se mofó de eso como sigue: Se vieron en el aprieto el gobierno surcoreano, los EE.UU. y Japón que intentaba sancionar por conducto de la ONU porque al principio declararon que era “cohete balístico”.

El hecho de que se convirtió en una potencia cósmica la RPDC que salió exitosa en lanzar de una vez el satélite artificial al diseñar y producir con propia fuerza provocó una gran sensación en el mundo.

Para colmo, el imperialismo norteamericano y sus fuerzas no obtuvieron nada al ser vencidos por la perspicacia distinguida y destreza audaz de Kim Jong Il que hizo calcular la capacidad enemiga de detectar el satélite con dilatar por unos días la información sobre el lanzamiento del satélite.

Título noble recibido por los educadores

El Presidente Kim Il Sung quien prestó profunda atención a la labor docente de las generaciones venideras durante toda su vida dijo, en el tiempo temprano, que la labor docente no es una profesión sino la labor revolucionaria, y les dio a los maestros el título precioso del revolucionario profesional que forman a las generaciones venideras como sucesores de la revolución. Sigue leyendo

De manera magnánima y valiente

El 2 de octubre de 1976 hubo una reunión importante en el Comité Central del PTC dirigida por el Gran Líder camarada Kim Il Sung.

Los participantes de la reunión pensaban que el Presidente iba a dar enseñanzas sobre la situación tensa del país.

Sin embargo, el Presidente presentó algunas tareas para elevar el nivel de la vida popular y les preguntó a todos participantes que si podía hacer la ropa a los niños y alumnos con mejor tela.

Los funcionarios no podían contestar fácilmente por sus palabras emocionantes.

No era el problema tan fácil hacer nueva ropa a todos los millones de niños y estudiantes dentro de algunos meses.

Reino un silencio absoluto en la sala. Cuando todos apretaban el corazón por impaciencia, el Gran Dirigente Camarada Kim Jong Il se levantó de su sitio.

Dijo que iba a hacer ropa a todos los niños y alumnos con el dinero que había ahorrado desde antes con motivo de 65 aniversario del nacimiento del Presidente Kim Il Sung.

El Presidente estaba tan contento diciendo que estaba totalmente acuerdo si gastaran el dinero para el pueblo, hicieran las ropas para los niños.

Era la noche de aquel día.

El Gran Dirigente llamó por teléfono a un funcionario a medianoche y le dio enseñanzas de hacer bien el proyecto de la preparación de hacer ropas.

Entretanto llego a saber que los niños de jardín infantil fueron exceptuados en la lista por la falta de fondo. El Gran Dirigente enfatizó de que no debían excepcionar a ellos, debían proyectar de manera magnánima y valiente.

Fueron 4 veces más que antes en lo monetario cuando proyectaron según sus enseñanzas.

Era el proyecto que depositaba el amor del Gran Dirigente.

En abril del próximo año, antes de unos días del 65 aniversario de cumpleaños del Presidente Kim Il Sung, todos los niños de jardín infantil y los alumnos de todo el país llegaron a recibir los regalos al mismo tiempo.

Un día, el Presidente Kim Il Sung visito a la escuela secundaria de Yonpung para encontrarse con los alumnos que se pusieron nuevas ropas regalos. Con la amplia sonrisa dijo que no hay muchos días tan contentos como hoy de mi vida de 60 años, es la primera vez que me siento tan alegre. Ese día, el Presidente Kim Il Sung tomo fotos de los alumnos durante largo tiempo que estaban llenos de alegría por ponerse nuevas ropas.

Fuente de la invencibilidad

A principios de abril de 1993 la comitiva del movimiento político de un país de América Latina visitó a Pyongyang pasando océano y continentes.

En aquel entonces ese movimiento estaba inclinándose ora a la derecha por el derrumbe de la Unión Soviética y el socialismo de Europa oriental. Para colmo, algunos miembros de la directiva insistieron en abandonar la lucha por el socialismo sospechando de la ideal del socialismo y en otro lado algunos partidistas se cayeron al reformismo. Este movimiento sufría la derrota por el derrumbe del socialismo en Europa oriental.

Entendido del dolor del corazón que luchaban en medio del bloqueo de los imperialistas enalteciendo la bandera del socialismo, el gran líder les enseñó que para hacer la revolución es importante depositar la convicción firme de la victoria, puede lograr la victoria sin falta si lucha con la convicción y optimismo de la victoria por muy difícil sea la situación, la conclusión que he obtenido haciendo la revolución es que si luchan junto con el pueblo confiándose y apoyándose en él siempre triunfa y no hay que tener mala relación con el pueblo, para hacer la revolución deben infiltrarse a las masas, nosotros los revolucionarios debemos aprender de ellos y enseñarlos en ellos, no sufro ninguna derrota por compartir la vida o muerte con el pueblo, no he fracasado ninguna vez. Sus enseñanzas dieron la convicción y ánimo de que si comparten la vida o muerte con el pueblo no fracasaría en las luchas.

Al recibir este principio profundo sobre la revolución, le dijo que sus enseñanzas iluminaron su camino oscuro y que ha obtenido fuente de la invencibilidad en Corea.