Modo de la política del PTC

8278_27547

La República Popular Democrática de Corea, país no muy grande en cuanto a población y en cuanto a extensión territorial, sigue adelante, sin doblegarse, pese a las restricciones y presión sin precedentes de Estados Unidos y demás fuerzas conspiradoras. ¿Qué será la llave de esto?

La comunidad internacional la encuentra en la forma de la política del Partido del Trabajo de Corea (PTC), la única fuerza orientadora de la sociedad coreana.

El PTC practica una política independiente. Teniendo como su idea rectora la idea Juche consistente en que uno es dueño de su destino y tiene la fuerza que lo forja, el PTC ha mantenido constante y consecuentemente la soberanía en la política, la independencia en la economía y la autodefensa en la salvaguardia nacional.

Con miras a poner fin a la coacción y arbitrariedad de Estados Unidos que durante más de medio siglo ha aplicado extremadas hostilidades y chantaje nuclear contra la RPD de Corea, en julio pasado el PTC efectuó un ensayo de lanzamiento de cohete sin carga explosiva. Fue una opción para preservar la soberanía nacional y el derecho a la existencia, una justa medida de autodefensa. Pero, el imperio, cuestionándolo e instigando al Consejo de Seguridad de la ONU, fabricó una inédita “resolución sobre las sanciones”. Ante esto, el Gobierno coreano publicó una declaración en la que calificó la “resolución” como atentado flagrante a la soberanía nacional y la rechazó totalmente. Además, afirmó que mientras continuaran las hostilidades y el chantaje nuclear contra la RPD de Corea por parte de Estados Unidos, e independientemente de lo que dijeran otros, no renunciaría jamás a su opción del fortalecimiento de las fuerzas armadas nucleares del Estado.

“Corea del Norte es un país muy especial. Considera la filosofía denominada Jaju como la creencia religiosa. Aplicarle restricciones es un método muy contraproducente”, dijo Jimmy Carter, ex presidente norteamericano tras sus reiteradas visitas a la RPD de Corea. La comunidad internacional debería hacerle caso.

El PTC practica la política de Songun (priorización de los asuntos militares).

La RPD de Corea es un país que triunfa con la política Songun y se dignifica con ella.

Convencido de que en la actualidad cuando preponderan la coacción y agresión imperialistas únicamente el fusil puede defender la soberanía y la dignidad nacionales y la paz y la estabilidad de la región, el PTC definió la política de Songun como la principal forma de la política socialista y fortalece el ejército. La RPD de Corea es hoy una de las contadas potencias militares del mundo que frente al continuo chantaje nuclear e insensatas maquinaciones de guerra agresiva de Norteamérica dispone de la bomba de fusión nuclear (hidrógeno) y el cohete balístico intercontinental con alcance al territorio estadounidense.

El PTC practica la política de virtud. Esta política refleja los intereses del pueblo en todas sus políticas y lineamientos y lo mantiene consecuentemente aun en cualquier condición y circunstancia.

En virtud de la política de considerar al pueblo como el cielo, la de respeto, aprecio y amor al pueblo, en Norcorea no existen males sociales como la explotación y opresión del hombre por el hombre y la diferencia abismal entre ricos y pobres. Todos, sean quienes sean, tienen aseguradas por el Estado las condiciones necesarias para la alimentación, vestimenta y alojamiento y se practican las políticas populares como la enseñanza obligatoria general de 12 años y la asistencia médica gratuita.

En los últimos años, colosales fondos fueron desembolsados por el Estado para la construcción del Complejo de Piscinas de Recreación de Munsu, el Club de Equitación de Mirim, la Estación de Esquí Masikryong y otros centros de actividades culturales y estéticas masivas de nivel mundial, así como muchos centros de servicios médicos como el Hospital Odontológico Ryugyong y el Hospital Oftalmológico Universal Ryugyong. Además, se levantaron el reparto para científicos Unha, el Mirae, el Ryomyong, la zona residencial para científicos Wisong, y muchas otras viviendas modernas, para ser distribuidas gratis entre científicos, técnicos y otros trabajadores ordinarios.

El PTC está convencido de que la fuente de todos esos hechos portentosos no es la fuerza misteriosa dada por el cielo sino la fuerza inagotable del pueblo, y que nada es irrealizable si se tiene al pueblo como el cielo y se apoya en su fuerza.

También hoy esta organización política, confiando plenamente en la fuerza del pueblo y desarrollando su ilimitado potencial espiritual, impulsa con vigor la construcción de una potencia socialista, para realizar en el nivel supremo el sueño e ideal del pueblo.