Un teatro de crímenes

Toda clase de males sociales son desenfrenados en Corea del Sur, donde prevalecen el consumismo y la ley de la jungla.

69 casos de asesinato sucedieron en un promedio anual durante cinco años. 2 278 casos de violencia ocurrieron en 2016, mientras en 2012 fueron más de 793, por lo que aumentaron 2,9 veces en cinco años.

Lleno de repugnancia y animosidad hacia su madre que se volvió a casar, un asesino mató a su familia el 26 de octubre del año pasado.

Un criminal de unos 50 años apuñaló a un cliente hasta la muerte en un restaurante el 23 de octubre y un extraño secuestró a una niña de 10 años en su casa y la mató después de una agresión sexual el 13 de octubre del año pasado.

Los crímenes relacionados con las drogas, que se producen cada vez en mayor cantidad, son un gran dolor de cabeza para Corea del Sur.

Según los datos disponibles, el número de drogadictos aumenta en 1 500 por año después de 2014 y los drogadictos juveniles van en aumento.

Las niñas en su adolescencia, que deben ser respetadas como flor de la sociedad, están siendo reducidas a granujas con misantropía extrema.

En septiembre del año pasado, cuatro muchachas de la escuela secundaria patearon a una niña (14) y la ensangrentaron al golpearla durante media hora.

En julio del año pasado, seis chicas adolescentes golpearon a una chica de la misma edad y colgaron imágenes de la cara de la víctima y la violencia ejercida en un sitio web.<

Publicado por el Frente Democrático Nacional Antiimperialista del Sur de Corea (AIDNF)

Un pensamiento en “Un teatro de crímenes

Los comentarios están cerrados.