La ilusión y esperanza en “ayuda” de EE.UU. significan la muerte

Hace poco, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba insertó en su página Web un artículo intitulado “El presidente boliviano revela el carácter imperialista de EE.UU. que intervino militarmente en la época de la guerra de independencia de Cuba”. El artículo hace conocer el hecho de que en 1898, EE.UU. intervino militarmente, bajo el pretexto de “ayuda”, en la guerra de la independencia del pueblo cubano contra la dominación colonial de España, y que su propósito verdadero no era la independencia de Cuba, sino arrebatarle ese país caribeño a España.

Aunque pasaron 120 años desde el término de la guerra EE.UU.-España, no cambió ni en lo mínimo la naturaleza agresiva de EE.UU. que interviene militar y abiertamente en los asuntos internos de otros países que luchan por la defensa de su soberanía e integridad territorial.

La situación actual de Siria y la guerra de independencia de Cuba del fin de siglo XIX tienen algunas diferencias en lugar, circunstancias, motivo y caracteres. Pero, los dos casos revelan fehacientemente la naturaleza agresiva y dominacionista del país norteamericano.

Debido a la intervención militar de EE.UU., se prolonga la situación de Siria, se devastan las ciudades y villas y los habitantes sirios sufren desagracias y un dolor insoportable. La “ayuda” de EE.UU. que no es al gobierno, sino a las fuerzas antigubernamentales, solo sirve para agravar más la crisis en ese país.

La “ayuda” del imperio yanqui es el arma más peligrosa para derribar los gobiernos de otros países.

La historia nos enseña que la ilusión y la esperanza en la “ayuda” de EE.UU., en particular la militar, significa la muerte.

Artículo de Rodong Sinmun, órgano de expresión del Partido del Trabajo de Corea.