Aniversario de la Masacre de Gwangju

Adjuntamos la traducción de un artículo escrito por nuestros camaradas de la KFA en Reino Unido, junto con El Grupo de Estudio de la Idea Juche, la Asociación para el Estudio de la Política Songun y el Comité de Solidaridad por la Paz y Reunificación en la Península de Corea en Inglaterra.

Ante los esfuerzos del Partido Libertad de Corea por tergiversar la historia alrededor de estos hechos, y los inaceptables insultos que ha proferido contra la población de Gwangju, nos sumamos a la campaña que exige en Corea del Sur la disolución inmediata de dicho partido fascista.

Han pasado 39 años desde que los fascistas títeres de Corea del Sur ahogaron en sangre la ciudad de Gwangju.

El ejército títere fascista de Corea del Sur mató a 5.000 personas e hirió a 14.000 en la ciudad de Gwangju, en Corea del Sur. Allí, los residentes organizaron protestas contra la dictadura fascista militar de Chun Doo Hwan. Estas protestas se convirtieron rápidamente en un levantamiento contra la dictadura militar y fueron rechazadas por la fuerza militar surcoreana. Fue una masacre verdaderamente bárbara, un acto de genocidio de los fascistas militares surcoreanos contra la población civil. Fue un acto despótico fascista destinado a reprimir a los demócratas y patriotas de Corea del Sur.

Detrás de los títeres de Corea del Sur, y manipulándolos, estaban los imperialistas de EE.UU. En el momento en que los EE.UU. ejercían el mando operativo en tiempo de paz sobre el ejército títere de Corea del Sur, este no podía moverse sin la opinión del comandante de los EE.UU. en Corea del Sur. Además, el entonces militar gobernante, Chun Doo Hwan, había sido entrenado en los Estados Unidos, y también había luchado en la guerra de Vietnam. Era un agente especial de la CIA.

Una reunión especial se llevó a cabo en la Casa Blanca el 22 de mayo de 1980, a la que asistieron Edmund Muskie, Warren Christopher, Zbigniew Brzezinski y Donald Gregg, entre otros. Allí se decidió que el levantamiento de Gwangju debería ser suprimido.

El 22 de mayo de 1980, el comandante estadounidense en Corea del Sur, el general Wickham, dio luz verde a las fuerzas armadas de Corea del Sur para reprimir el levantamiento de Gwangju por la fuerza. El presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, dijo que las preocupaciones sobre la seguridad debían invalidar los derechos humanos.

Los Estados Unidos también enviaron el buque de guerra USS Coral Sea a Corea del Sur para ayudar a las fuerzas armadas surcoreanas en la represión de la masacre de Gwangju.

Así, los imperialistas estadounidenses son verdaderos autores de la masacre de Gwangju. ¡El imperialismo estadounidense tiene en sus manos la sangre de 5.000 surcoreanos!

Nuestras organizaciones, ASSPUK, JISGE, KFA-UK y BSCPRKP, recordando las vidas inocentes que terminaron a manos de los títeres de Corea del Sur, piden que se hagan públicos todos los hechos de la masacre, y que los responsables de la masacre finalmente sean llevados ante la justicia. Estos son los descendientes del régimen fascista títere de Chun.