CRPP revela la naturaleza abominable del Partido Libertad de Corea

Pyongyang, 25 de mayo (ACNC) — El Departamento de Propaganda sobre la Reunificación del Comité por la Reunificación Pacífica de la Patria (CRPP) de la República Popular Democrática de Corea hizo pública el día 24 un acta de acusación para revelar a todo el mundo la naturaleza abominable del Partido Libertad de Corea (PLC), que está desesperado por ocultar sus crímenes inauditos y realizar su ambición de retomar el poder bajo el vistoso rótulo de la “vida poblacional” y la “seguridad”.

Según el documento, el PLC es un colectivo de gángsters, hereditario de la dictadura fascista.

Su primer antecesor, el Partido Liberal, había practicado la dictadura fascista en virtud de la “ley de seguridad”.

Al cambiar su nombre como Partido Democrático Republicano, inventó la “ley anticomunista”, la “Constitución para la Reforma Vigorizante” y la “ley de seguridad pública”; y en la década de los ochenta fabricó más de 100 leyes fascistas, incluso el “proyecto de enmienda de la ley sobre los mítines y manifestaciones”, de manera que el suelo surcoreano se convirtiera en una cárcel sin rejas.

Se ha cambiado muchas veces el nombre del partido como Partido Demócrata Liberal, Partido de Nueva Corea, Gran Partido Nacional, Partido Saenuri y Partido de Corea Libre.

Atemorizado ante la lucha masiva a la luz de las velas, sustituyó el nombre del Partido Saenuri por el actual PLC, hablando de “reflexión”, “innovación”, “rompimiento con el pasado” y “adaptación”. Pero no puede ocultar nunca su sucia naturaleza.

El acta refuta la insistencia de la banda traidora en la “vida de la población”.

La destrucción de la economía y la penuria de la vida de la población en el Sur de Corea son el inevitable resultado de las políticas antipopulares de los traidores Lee Myung Bak y Park Geun-hye.

El traidor Lee, autodenominado “presidente económico”, convirtió a más de 5 millones 200 mil personas en desempleados, y dejó a más de 10 millones viviendo en la pobreza.

La traidora Park visitó varios países para concertar el leonino Tratado de Libre Comercio, malgastando de una vez 3 millones de US$ a fin de acumular “méritos diplomáticos”, debido a lo cual la economía dependiente y espumosa del Sur de Corea cayó en la quiebra irreparable.

La camarilla de traidores anda por doquier del Sur de Corea describiéndose cínicamente como “defensores de la seguridad y la paz”, si bien ellos mismos las rompen.

En cuanto a las históricas cumbres N-S y las declaraciones aprobadas en ellas, las difama como “estrategia que perjudica la seguridad”, “encuentro carente de la promesa concreta sobre la cancelación de armas nucleares”, “declaración dictada por el Norte” y “documento unilateral que refleja sólo los intereses del Norte”. Y aboga por “cesar el mendigar el diálogo y endurecer la sanción y presión anti-Norte”.

El escándalo de la “dictadura izquierdista” que arman los compinches del PLC bajo la fachada de “seguridad”, persigue la meta de reagrupar las fuerzas conservadoras y resucitar la dictadura fascista mediante la aburrida ofensiva de color, y reproducir la aguda crisis de guerra del pasado al acabar con la corriente de reconciliación íntercoreana.

El PLC es una horda de traidores que debe ser extinguida junto con su caudillo, campeón en corrupción e irregularidades.

Hwang Kyo An, primer blanco de la liquidación de vicios, se encuentra al frente del PLC, que hace todo lo posible por dar marcha atrás a la corriente de la historia bajo la falsa consigna de la “vida poblacional” y “seguridad”.

Por mucho que hablen de la “vida poblacional” y “seguridad”, Hwang y sus partidarios no podrán encubrir jamás su atributo como partido cuna de fascismo y vicios, serviles a grandes potencias y maníacos del enfrentamiento fratricida.

Si se deja intacta esa organización cancerosa, no se puede realizar nunca la nueva política y la nueva vida a la que aspira tanto la población surcoreana, ni esperar el desarrollo de vínculos íntercoreanos ni la paz y prosperidad de la Península Coreana.

Aunque la banda traidora está desesperada por sobrevivir, se arruinará sin falta ante la fuerte resistencia y severa sentencia de la opinión pública.