Información final sobre el V pleno del Partido del Trabajo de Corea

Del 28 al 31 de diciembre del 108 de la era Juche (2019), tuvo lugar en la sede del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea el V Pleno de su VII Período, acaparando la atención y expectativa de todos los miembros del Partido, los civiles y los militares del Ejército Popular.

OBJ108327139_1

Convocada en un momento trascendental en que bajo la dirección del gran PTC se logran nuevos triunfos en la construcción de una potencia socialista, la cita constituye un evento que se registrará con letras mayúsculas en la historia del Partido y de la construcción de la potencia independiente, por haber presentado el gran programa de vencer con un enfrentamiento frontal las pruebas inauditas, defender consecuentemente la soberanía y los intereses supremos de la nación y allanar el camino hacia la victoria de la causa revolucionaria del Juche sosteniendo la bandera de fortalecernos con nuestras propias fuerzas.

Kim Jong Un, Presidente del PTC, dirigió la reunión en la que participaron los miembros plenos y suplentes del CC del PTC y los integrantes de la Comisión Revisora Central del Partido.

Como observadores estuvieron presentes funcionarios del CC del PTC, ministerios y órganos centrales, presidentes de comités populares provinciales, de comités provinciales de economía rural y de comités del PTC en ciudades y distritos, y funcionarios de ramas y unidades importantes y de las fuerzas armadas.

Kim Jong Un presidió la reunión por encargo del Buró Político del CC del PTC.

Fueron abordados los siguientes puntos de la agenda:

1. Sobre el rumbo inmediato de nuestra lucha en la actual situación interior y exterior;

2. Sobre el problema de organización;

3. Sobre la revisión y complementación de las consignas del CC del PTC;

4. Sobre la conmemoración significativa del aniversario 75 de la fundación del PTC.

La reunión debatió el primer punto.

Kim Jong Un rindió el informe sobre ese punto.

Dijo que los últimos ocho meses que le siguieron al IV Pleno del VII Período del CC del PTC fueron la continuación de una lucha muy intensa y de un avance audaz. Agregó que en este lapso, nuestro Partido realizó esfuerzos constantes por establecer, mantener y materializar su acertada línea de la política interior y exterior con el invariable enfoque a las imperiosas demandas, derechos e intereses de nuestro pueblo y a la preservación de soberanía y seguridad del Estado.

Con vistas a proseguir con nuevos triunfos el trayecto que recorrimos bajo la bandera de fortalecernos y prosperar con nuestros propios recursos, debemos dar pasos de avance más agigantados, señaló y añadió que el giro de la situación actual y las inmensas tareas que tenemos por delante requieren de medidas oportunas y audaces basadas en la apreciación objetiva de la realidad.

Señaló que el CC del PTC convocó esta reunión con el propósito de analizar y valorar de manera abarcadora y profunda los obstáculos y dificultades subjetivos y objetivos que nuestra revolución enfrenta en su avance impetuoso y adoptar medidas decisivas para acelerar más la construcción socialista.

Presentó la línea revolucionaria de la arremetida frontal conforme a las demandas de la situación actual y la revolución en desarrollo.

Apuntó que la campaña intensa para materializar la resolución del IV Pleno del VII Período del CC del PTC ha consolidado aun más nuestro propio poder que nos permite sostenernos y fortalecernos. Continuó diciendo que en respuesta al llamamiento del Partido de lograr un gran auge en la construcción socialista enarbolando la bandera de apoyo en las propias fuerzas, nuestro Estado y pueblo han manifestado plenamente el fuerte espíritu e inagotables potencialidades en su continuo avance contra a las dificultades.

Los desafíos que afrontamos en los últimos meses fueron tan severos y peligrosos que bien podrían doblegar a otros en un solo día, dijo. Agregó que ninguna prueba pudo detener ni demorar el avance impetuoso de nuestro pueblo que marcha sin vacilación alguna formando un ente sólido y que se han logrado de forma sucesiva grandes éxitos en el fortalecimiento del poderío estatal y de la capacidad de defensa nacional.

La inmensa y complicada obra de desarrollar los sistemas de armamentos sofisticados que poseen sólo algunas potencias militares nos exigió como premisa que encontráramos por cuenta propia la solución innovadora de problemas científicos y técnicos, y todas las tareas de investigación fueron cumplidas perfectamente por nuestras propias fuerzas, o sea, por nuestros fidedignos científicos, diseñadores y obreros de la industria armamentista, señaló y lo calificó como una gran victoria.

Hemos perfeccionado uno tras otro los sistemas de armas estratégicas que el partido tenía en perspectiva, lo cual deviene un gran acontecimiento para desarrollar las fuerzas armadas, defender la soberanía y garantizar el derecho a la existencia de la nación, acotó.

Este salto en la tecnología de punta de la defensa nacional hará irreversible nuestra superioridad en la técnica militar, fomentará como nunca antes el aumento del poderío estatal, elevará el control sobre la situación política en los países que nos rodean y provocará a los enemigos gran inquietud y pánico, puntualizó.

Por más que EE.UU. se demore y vacile en arreglar las relaciones con la RPDC, no le quedará más remedio que estar indefenso ante el imprevisible crecimiento del poderío de la segunda y verse en un callejón sin salida, apuntó.

Se refirió a algunos éxitos logrados en la construcción económica.

Si bien ha habido muchas restricciones debido a las crueles sanciones de las fuerzas hostiles y han continuado las adversas condiciones climatológicas, en este año se ha obtenido una cosecha sin precedentes en la agricultura, observó. También habló del término de la segunda fase del acondicionamiento de la ciudad de Samjiyon y la enorgullecedora construcción del excelente paradigma de la moderna ciudad montañosa, el ejemplo ideal de la ciudad local, en el centro de la educación en las tradiciones revolucionarias, así como de la construcción de la granja-invernadero de hortalizas y la almáciga de Jungphyong y la Zona de Reposo y Balnearios de Yangdok conforme al propósito del Partido y como frutos de la avanzada civilización dignos de ser entregados al pueblo.

Se han impulsado de manera escrupulosa y simultánea las construcciones en distintos lugares del país, entre ellas las de la zona turística costera Wonsan-Kalma, la Fábrica de Fertilizantes Fosfóricos de Sunchon y las centrales hidroeléctricas Orangchon y de Tanchon, así como todos los sectores de la economía nacional, entre ellos las industrias metalúrgica, carbonífera, ligera y de materiales de construcción han tenido una tendencia de alto crecimiento, señaló.

Al apreciar la incesante muestra de experiencias ejemplares de la materialización de la política del Partido en Kangwon, provincia que convocó a todo el país a una emulación de apoyo en las propias fuerzas, y el evidente desarrollo de la agricultura, la ganadería, la educación, la salud pública y la industria local en otras provincias como la de Phyong-an del Norte, subrayó que esto es el inevitable resultado de la gran lucha de todo el pueblo que ha librado con valor y perseverancia el movimiento de mayor productividad y creación respondiendo como un solo hombre al llamado del Partido.

Mientras analizaba el giro de la actual situación, precisó que la verdadera intención de EE.UU. es perseguir sus intereses políticos y diplomáticos con vanas charlatanerías en los llamados diálogos y negociaciones y, al mismo tiempo, desgastar y debilitar poco a poco a la RPD de Corea persistiendo en las sanciones.

Hemos reafirmado la decisión de no cambiar por nada la seguridad y dignidad de nuestro Estado ni la certidumbre en el futuro, aseveró.

Debido a que EE.UU. nos exige lo que va en detrimento de los intereses fundamentales de nuestro Estado, asumiendo una actitud bandidesca, es inevitable que perdure el estancamiento de las relaciones bilaterales, acentuó.

En los últimos tiempos, EE.UU. vuelve a hablar aquí y allá de la necesidad de reanudar el diálogo con la RPDC, pero esto no parte jamás de la voluntad de retirar su política de hostilidad, mejorar las relaciones y resolver el problema, sino es solamente una intención de ganar el tiempo necesario para evitar el golpe demoledor pasando sin dificultad la fecha límite al fin de año que hemos definido, dijo.

Aclaró que es la dualidad de la vandálica Norteamérica hablar del diálogo por una parte y, por la otra, recurrir más abiertamente a la artimaña política, militar y económica de carácter provocativo encaminada a asfixiar y aplastar completamente a la RPDC.

Agregó que nuestro país no perdonará nunca que el cínico EE.UU. abuse del diálogo con la RPDC en sus malsanos designios y pasará a una acción de gran impacto para cobrar todo el precio de la restricción de desarrollo y de las penas que el pueblo coreano ha sufrido hasta ahora.

Si bien precisamos indispensablemente de un ambiente exterior favorable a la construcción económica, no podemos vender por la metamorfosis elegante la dignidad defendida hasta la fecha como vida, sentenció.

Ratificó que la confrontación RPDC-EE.UU., que perdura siglo tras siglo, se reduce hoy día al enfrentamiento entre la autoconfianza y la sanción.

Aunque no fuera el problema nuclear, EE.UU. tomaría como blanco otra cosa nuestra y no se acabará la amenaza militar y política de EE.UU., dijo y añadió que la actual situación, que preanuncia la confrontación prolongada con EE.UU., nos urge reforzar aun más la potencia interior en todos los aspectos considerando como hecho consumado vivir en el futuro también bajo la sanción de las fuerzas hostiles.

Precisó que el enconado enfrentamiento con el enemigo va acompañado siempre de la consolidación de las fuerzas internas y que al darle prioridad a esta labor, podemos tomar la iniciativa y conquistar la victoria. Dijo que en cuanto al aumento de fuerzas propias, no son pocos los problemas que se deben solucionar en la administración del Estado, las gestiones económicas y otras ramas.

Hablamos mucho del apoyo en las propias fuerzas y del autoabastecimiento, pero en este sentido no hemos abandonado aún los viejos hábitos, apuntó y analizó la situación actual de la administración del Estado y las gestiones económicas que son insuficientes para remolcar e impulsar la magna obra de sostenernos y fortalecernos y que se hallan estancadas sin innovación valiente.

Únicamente con la gran responsabilidad de asumir y cumplir la tarea revolucionaria y con la inteligencia y el valor de progresar con certeza vinculando el presente al futuro, podemos impulsar exitosamente nuestra empresa, apuntó y destacó que esto no constituye ningún problema porque tenemos firmemente establecido el sistema de dirección del Partido, todo el mismo está unido ideológica y espiritualmente y el pueblo lo exige urgentemente.

Con motivo de este pleno, los miembros del órgano de dirección del Comité Central del Partido y todos los demás funcionarios deben analizar profundamente las dificultades en sus sectores y unidades, relacionándolas con las deficiencias en sus propias labores, acotó.

Asimismo, les sugirió calcular estrictamente la parte que sus sectores y unidades tienen actualmente en la construcción de la potencia socialista y tomar la determinación de acometer con firmeza y tesón las importantes tareas, sin desanimarse ni titubear.

Enfatizó que sin sufrir ni luchar no se puede obtener una gran victoria y que el triunfo de la revolución es inevitable, pero no se obtiene sin obstáculo o dificultad.

Se refirió a la necesidad de invalidar las sanciones y presiones del enemigo y emprender una arremetida frontal para abrir un nuevo y amplio camino de la construcción socialista. Precisó que la arremetida frontal es una tarea de la época que debemos cumplir infaliblemente, tanto en vista de la misión inmediata de la revolución como de su demanda de largo alcance.

Si no trabajamos duro para incrementar la capacidad de autofortalecimiento esperando el levantamiento de las sanciones, se hará más fuerte la ofensiva reaccionaria del enemigo dirigida a obstaculizar nuestro avance, subrayó.

Continuó diciendo que cuanto más crezca nuestro poderío y se incrementen nuestras propiedades valiosas de autoconfianza y autosuficiencia, tanto más angustiosos se pondrán los enemigos y más cercano será el día de victoria del socialismo.

Enseñó que todas las organizaciones y funcionarios partidistas, conscientes de la misión importante que asumen ante la época, deben participar en la arremetida frontal para frustrar totalmente la campaña de sanción y bloqueo de los enemigos con el poderío de autoconfianza.

«¡Superemos con la arremetida frontal todas las dificultades que obstaculizan nuestro avance!», esta es la consigna de lucha que deben enarbolar todo el Partido y todo el pueblo, destacó.

Al definir la economía como frente principal de la actual arremetida frontal, planteó como tarea inmediata de este sector satisfacer las necesidades para el desarrollo económico y la vida de la población reajustando la base económica del país y movilizando todas las posibilidades productivas.

En cuanto a la actual situación de la economía nacional, indicó que ella no mejora visiblemente debido al aún insuficiente motor del desarrollo económico y que el Estado se muestra débil en la ejecución y control del empeño de resolver las importantes tareas económicas.

Pormenorizó con datos concretos las deficiencias en el sector económico, entre otras la ineptitud de reaccionar con presteza y suficiencia en estos momentos importantes y trascendentales de duras pruebas, y el no poner empeño en el reajuste de la base independiente, limitándose solamente a lanzar la consigna de apoyarse en las propias fuerzas.

A falta de un notable avance en la tarea de realizar la dirección unificada y administración estratégica en la labor económica y mejorar el método de gestión y administración en las empresas, no se ha fortalecido el papel del Estado como organizador de la economía y se plantean graves problemas en la tarea de reajustar, activar y colocar en una fase de crecimiento el conjunto de la economía, aseveró.

Presentó la tarea programática de reajustar el sistema y orden en la labor económica.

Señaló que debemos solucionar ante todo el asunto de reajustar racionalmente el sistema y el orden de la economía y enfatizó que no es necesario aferrarnos al método de trabajo transitorio y temporal de los tiempos antiguos aún hoy en que nuestra República ha acumulado gigantescas fuerzas y persigue el desarrollo normal en todas las esferas.

Insistió en que para reorganizar la economía nacional es preciso tomar medidas drásticas encaminadas a asegurar la dirección unificada y la administración estratégica del Estado sobre la economía. Hizo un análisis crítico de la actual situación del Consejo de Ministros que no desempeña debidamente su responsabilidad como comandancia de la economía, y aclaró las vías fundamentales para fortalecer el sistema de responsabilidad y centralización en el Consejo de Ministros, núcleo del régimen de trabajo de la economía nacional.

Al Consejo de Ministros le atañe fortalecer el financiamiento del Estado al aprovechar eficientemente de la base económica, trazar con acierto el plan económico y esmerarse en su organización para activar incluso las unidades de producción, y por el momento garantizar su dirección unificada primero sobre la tarea de preservar la arteria e integridad de la economía nacional.

Explicó que en tanto la idea y el espíritu revolucionarios adelantan la época, la economía debe afincarse en la realidad. Planteó asuntos claves para encontrar la acertada manera de mejorar la planificación según las exigencias de la realidad, lograr el equilibrio del conjunto de la producción y el suministro y elevar decisivamente la confiabilidad del plan de la economía nacional.

Enfatizó que la labor del Consejo de Ministros es precisamente la del Comité Central del Partido y la implementación de la resolución de éste es el trabajo de aquél.

Analizó anatómicamente los serios problemas que deben ser resueltos con urgencia para mejorar la dirección y administración unificadas del Estado sobre la economía después del presente pleno.

Luego de presentar las medidas innovadoras y proyectos concretos para reajustar el sistema de aparatos en su conjunto con vistas a promover el desarrollo económico y elevar el papel de los funcionarios, enseñó las maneras más viables para impulsar fuertemente el mejoramiento de la administración económica sobre esa base.

Enseñó cómo solucionar los asuntos claves para el crecimiento económico que deben ser priorizados por todo el partido y el Estado, entre ellos estudiar y poner en práctica el método de mejorar los servicios comerciales con miras a restaurar urgentemente el sistema estatal de comercio, el comercio socialista, preservar su naturaleza y al mismo tiempo atender los intereses del Estado y ofrecerle la comodidad al pueblo, rectificar los innecesarios procedimientos y regímenes para mejorar la gestión económica de acuerdo a la exigencia de la época en que todo el mundo compite por el desarrollo de nuevas tecnologías y productos aprovechando todo el tiempo disponible, rectificar todas las deficiencias en la gestión del Estado y la economía que frenan las actividades económicas y disminuyen la eficiencia laboral, incrementar y consolidar las filas de constructores profesionales y modernizar los equipos de construcción para que se encarguen de la edificación de los objetos importantes, e implementar con el sentido de realidad el sistema socialista de la responsabilidad de la empresa en la administración, etc.

El Presidente del PTC presentó en detalle las tareas que corresponden a las industrias claves de la economía nacional.

Insistiendo la necesidad de lograr auges productivos primero en estas ramas que sostienen la economía independiente mediante la arremetida frontal contra las múltiples dificultades, analizó globalmente las deficiencias y el estado depresivo de la industria metalúrgica, la química, la eléctrica, la carbonífera, la mecánica, la de materiales de construcción, la ligera y el transporte ferroviario e indicó detalladamente las medidas científicas y sustanciales para dar un paso adelante en las labores económicas.

La inversión remediadora basada en la desconfianza en sus fuerzas o la inversión a la manera de vivir al día sin el apoyo en sus propias potencialidades no pasan de ser una tontería de echar agua en la tinaja partida y de esa manera no puede esperar ni un éxito en la labor económica, dijo y subrayó que el trabajar con vistas al futuro es la justa actitud de hacer la revolución con responsabilidad.

Es preciso consolidar gradualmente la base económica del país mediante los esfuerzos por conquistar las 10 metas perspectivas cumpliendo los planes por índices trazados con cálculos correctos para desarrollar la economía nacional de manera estable y con vistas al futuro, sugirió y agregó que, una vez establecidas estas metas, el Estado debe organizar y dirigir con escrupulosidad la construcción económica hasta materializarlas incondicionalmente mediante una tenaz lucha de todo el pueblo por la producción y creación.

A continuación, destacó la importancia de aumentar decisivamente la producción agrícola.

Insistiendo en que la agricultura es el sector principal de la arremetida frontal, el Presidente del Partido señaló la necesidad de desencadenar la fiebre por el alto rendimiento de cosecha basándose en los métodos científicos de cultivo y aclaró la tarea de reforzar las fuerzas científico-técnicas y las instituciones de investigación científica del sector agrícola, concentrar la fuerza a la formación de cuadros científicos y técnicos, perfeccionar el sistema de irrigación de la economía rural para asegurar el cimiento de producción que no sabe la alteración, aumentar la proporción de la mecanización de las faenas agrícolas, administrar unificadamente los terrenos cultivables y otros importantes asuntos para lograr un nuevo viraje en todas los renglones de la agricultura incluyendo la ganadería y fruticultura.

En seguida, habló de la necesidad de mejorar la investigación científica, la educación y la salud pública.

La inagotable propiedad estratégica, a que debemos apelarnos hoy en día, es las ciencias y tecnología, dijo y sugirió que éstas deben ser el faro y el conductor de desarrollo cuando nos enfrentamos con muchas dificultades económicas.

Es necesario que las organizaciones del Partido eduquen a los científicos y técnicos con la conciencia de que solo cuando el sector científico abre brechas, puede conducir a la victoria la construcción socialista en su conjunto y que nuestro objetivo de construir un país poderoso se logra solo mediante los tenaces esfuerzos por la investigación y abnegación por llegar a la cúspide de ciencias.

Además, se refirió a la necesidad de mejorar la asistencia política a las actividades de investigación científica. Señaló que a los organismos de ciencias como el Comité Estatal del Ciencias y Técnicas y la Academia Estatal de Ciencias y los organismos de educación y a los ministerios y los organismos de nivel central corresponde organizar de manera adecuada las tareas de lograr sin falta sus tareas programadas para alcanzar las diez metas perspectivas del sector científico, y contribuir así a la conversión del país en un Estado de ciencias y tecnologías de punta y civilización moderna.

Expresó: la ciencia es el tren que impulsa el desarrollo económico y la educación es la madre de aquella. Precisó las tareas y vías para operar cambios trascendentales en la educación nacional a la altura de nuestros días de la revolución educacional entre ellas, desarrollar de modo sostenido las estructuras y el programa docente de la Universidad Kim Il Sung y los demás institutos superiores en atención a la realidad en desarrollo y la tendencia mundial; mejorar el contenido de la educación para propiciar su aplicación práctica, generalizarlo, y actualizarlo, combinar la educación con la investigación científica y la producción, renovar las condiciones y ambientes docentes, empeñarse por reducir las diferencias de nivel de la educación central y la provincial para formar mayor cantidad de talentos sobresalientes y obtener mayores logros científicos y técnicos; reforzar cualitativamente las filas de profesores; dedicar más esfuerzos al cambio de las condiciones y ambiente educacional en todos los aspectos.

El Máximo Dirigente del Partido expresó que la salud pública constituye una de las importantes actividades socialistas que permiten llegar directamente las ventajas de nuestro régimen a la población. Destacó importantes cuestiones que se plantean para mantener intactas las características propias de nuestra salud pública socialista más ventajosa del mundo implantada por los grandes Líderes Kim Il Sung Kim Jong Il, fortalecer su base material y técnica y transformar a todos los trabajadores de la salud pública en médicos dotados con la idea roja del Partido, el infinito amor al hombre y alta calificación profesional.

El Presidente del Partido también señaló la necesidad de multiplicar la lucha por el aumento de la producción y el ahorro y por elevar la calidad de productos, de adoptar eficientes medidas para proteger el medio ambiental y para evitar los desastres naturales.

El combate frontal que vamos a librar es una gran campaña patriótica que se alimentará con el alto entusiasmo y facultad creadora de millones de trabajadores-precisó él y continuó: nuestra economía seguirá su camino de desarrollo no importa de cualquier medida de sanción draconiana que las fuerzas hostiles apliquen y mejorará el nivel de vida de nuestra población si todos los sectores y unidades, todos los ciudadanos producen más y crean más con menos recursos y ahorran más lo que tenemos.

El mandatario dijo que el trabajador patriótico de espíritu ahorrativo y la empresa productora que trabaja por ahorrar más la mano de obra y la energía y reducir el costo y el terreno son ejemplos que debemos ensalzar hoy. Puso énfasis en temas como promover con vigor el ahorro de la electricidad en toda la sociedad, empujar la emulación por buscar más reservas, y producir y ahorrar más sincronizándose con la situación real en todos los sectores y unidades, darle la prioridad a la elevación de la calidad de productos ateniéndose al principio de conceder más importancia a la calidad que a la cantidad y adoptar medidas decisivas de protección ambiental y establecer un ordenado sistema estatal contra catástrofes naturales.

Subrayó la necesidad de garantizar en lo político, diplomático y militar la arremetida frontal.

Con miras a triunfar sin falta en esta forma de ofensiva neutralizando los desafíos y dificultades más severos de la historia, hace falta la garantía política, diplomática y militar, dijo y dilucidó la estratagema para las actividades diplomáticas frente a la situación creada.

A base del análisis general y profundo sobe la grave situación creada en la Península Coreana y la complicadísima estructura actual de relaciones internacionales, presentó las tareas programáticas para tomar las medidas ofensivas encaminadas a defender la soberanía y seguridad de nuestro Estado.

Durante más de 70 años pasados, EE.UU. recurrió a la sanción más bárbara e inhumana y la persistente amenaza nuclear sobre nuestro Estado definiéndolo como «eje del mal» y «blanco de ataque preventivo nuclear», criticó y agregó que la política hostil a la RPDC de EE.UU. es el factor que lleva hoy la situación de la Península Coreana al estado más peligroso y grave.

En los dos años pasados, la RPDC tomó las importantes medidas preventivas para establecer las relaciones de confianza con EE.UU. tales como suspender la prueba nuclear y el lanzamiento de ensayo del cohete balístico intercontinental y cancelar el campo de prueba nuclear, recordó.

Pero, en lugar de responder con las medidas equivalentes, EE.UU. amenazó militarmente a nuestro país realizando decenas de ejercicios militares conjuntos de grandes y pequeños tamaños cuyo paro había prometido personalmente el presidente norteamericano e introduciendo en el Sur de Corea los sofisticados equipos bélicos, adoptó más de diez resoluciones de sanciones independientes y, de esta manera, volvió a mostrar al mundo su invariable ambición de aplastar nuestro régimen, recalcó.

En tales condiciones, se ha perdido la razón por la cual debemos estar unilateralmente atados a la promesa sin la contraparte que la observa, dijo y agregó que esta realidad desalienta a nuestros esfuerzos por el desarme y la no proliferación nucleares en el mundo.

La situación creada evidencia que, como ya hemos declarado, defendernos consolidando nuestra fuerza en la medida necesaria para que las fuerzas hostiles no se atrevan a agredir nuestra soberanía y seguridad es el único camino por el que debemos continuar sin ninguna vacilación aunque nos cueste mucho trabajo hacerlo, señaló y aclaró la posición política de nuestro Partido sobre EE.UU.

Poseer y reforzar de continuo el indestructible potencial militar es la invariable meta de nuestro Partido para la defensa nacional, y el proyecto de capital importancia y la inconmovible voluntad del Partido en esta materia es hacer que ningún país se atreva a usar sus fuerzas armadas contra nosotros, afirmó.

Es preciso dar más impulso al desarrollo de armas estratégicas. Debido a las crueles maniobras de EE.UU., nuestra situación externa jamás cambió ni cambia tanto en el período en que optamos el camino del Desarrollo Simultáneo como en la actualidad en que concentramos todas las fuerzas en la construcción económica, y se incrementan los actos hostiles y la amenaza y el chantaje nucleares. En esta realidad no podemos renunciar a la seguridad del futuro, pensando solo en los visibles éxitos económicos y el bienestar. El mundo verá en un futuro cercano nuevo artefacto estratégico que va a poseer la RPDC.

Ahora que hemos desenmascarado la verdadera intención de EE.UU., no tenemos nada que vacilar abrigando alguna esperanza, atados a este país por el levantamiento de sanciones y algo por el estilo.

Nunca habrá la desnuclearización de la Península Coreana si EE.UU. persigue la política hostil anti-RPDC y daremos firme continuidad al desarrollo de armas estratégicas indispensables y primordiales para la seguridad nacional, hasta que se retire la política hostil de EE.UU. y se establezca el sistema de paz permanente y duradera en la Península Coreana.

Mantendremos invariablemente el estado de movilización rutinaria del poderoso disuasivo nuclear capaz de rechazar la amenaza nuclear de EE.UU y garantizar nuestra seguridad duradera. La dimensión y profundidad del refuerzo de nuestra fuerza disuasiva se ajustarán a la posición posterior de EE.UU. sobre la RPDC, apuntó.

Que nuestro país ha fabricado las armas que poseen sólo las potencias, resulta un gran éxito, y nos da gran alegría el hecho de que en este curso se han formado un mayor número de científicos y técnicos talentosos, un logro que nuestro Partido considera más valioso.

A los sectores de la ciencia militar y de la industria de defensa nacional le corresponde mantener invariablemente los principios del autofortalecimiento y el Juche y enarbolar en alto la consigna «Más alto y más rápido» para alcanzar las metas por etapas ya asignadas y de esta manera sostener con fidelidad la línea de la construcción de defensa nacional del Partido.

Es necesario seguir dedicando toda la fuerza estatal, profunda atención y pleno apoyo a la defensa nacional según la orientación estratégica del Partido, para garantizar firmemente la soberanía y seguridad del país y el feliz porvenir del pueblo. Exhortó a los funcionarios y científicos de la industria de defensa nacional a dedicarse con tesón a la sagrada tarea de consolidar por todos los medios la capacidad defensiva del país, siendo invariablemente fieles al Partido y la revolución, con el mismo ímpetu con que desplegaron una ardua lucha durante 3 años pasados para preparar el disuasivo de guerra nuclear, apuntó.

Planteó las tareas de dinamizar en todo el Partido, el Estado y la sociedad la lucha por eliminar los fenómenos opuestos y ajenos al socialismo, intensificar la labor de las organizaciones de trabajadores y observar estrictamente los principios y las reglas morales en toda la sociedad.

Se refirió a la necesidad de fortalecer el Partido que es el Estado Mayor de la revolución y elevar notablemente su liderazgo.

A partir tanto de las experiencias prácticas de nuestra revolución como de las lecciones históricas de la construcción socialista, debemos poner gran empeño en fortalecer al Partido con vista de avanzar vigorosamente superando la situación difícil que enfrentamos en el camino, dijo y añadió que durante 8 años pasados él dedicó sus mayores esfuerzos a desarrollar al Partido como invencible organización que orienta la causa revolucionaria del Juche según el propósito de los grandes Líderes Kim Il Sung Kim Jong Il.

Lo importante para que el Partido cumpla su misión como Estado Mayor de la revolución es esclarecer en cada época el rumbo, meta, tareas y vías a sus militantes y trabajadores, organizarlos y movilizarlos con habilidad en su realización. Y lo principal para hacer indestructible el liderazgo del Partido es construir este como una organización que disfruta del total apoyo y confianza de las masas populares, como un partido compactamente unido con estas.

Se refirió a los problemas de principios y las medidas prácticas para consolidar al Partido en lo organizativo e ideológico y elevar el papel de los cuadros a la altura de la época y la revolución en desarrollo.

Nuestra revolución avanza con pasos firmes, pero son persistentes los desafíos de las fuerzas hostiles y severos los obstáculos que afrontamos, dijo y recalcó que el Partido decidió otra vez librar una ardua y larga lucha por el triunfo definitivo de la revolución y por la felicidad del gran pueblo coreano.

En la actualidad la victoria o la derrota de nuestro socialismo depende totalmente del poderío de la unidad de nuestro Partido y de su papel orientador. El Partido demostrará su acertado arte de mando y no vacilará jamás ante las dificultades con que tropieza. Y sin doblegarse, seguirá asestando golpes demoledores a EE.UU. y las fuerzas hostiles que lo persiguen y siempre compartirá las alegrías y penas con el pueblo.

Nuestro pueblo aprendió la manera de vivir con propios esfuerzos, vencer a los enemigos y dificultades y defender su dignidad y derechos en la situación duradera y severa que no conoce la historia. Es nuestra férrea convicción revolucionaria defender la dignidad del país y vencer al imperialismo al hacernos ricos, poderosos y prósperos por propias fuerzas.

Si todos nosotros sigamos luchando enérgicamente con la indoblegable fe revolucionaria, el ferviente patriotismo y el inquebrantable espíritu combativo, venceremos las dificultades y lograremos nueva victoria que hará de la canción «No envidiamos nada a nadie en el mundo» la vida real de todo el pueblo del país, expresó y exhortó a todos a ser precursores y abanderados de la gloriosa lucha de hoy por superar con la arremetida frontal la severa coyuntura con que tropieza la revolución y por hacer realidad la aspiración y el ideal de construir una potencia socialista.

Escuchando con atención el informe del Máximo Dirigente, todos los participantes en la reunión están convencidos de la intención del Comité Central del Partido de reforzar por todos los medios nuestra fuerza interna conforme a la actual situación creada y la exigencia de la revolución en desarrollo y de esta manera eliminar por completo todos los retos y dificultades que frenan nuestro avance revolucionario e impulsar con más energía la construcción de una potencia socialista.

Concluido el informe, ellos expresaron su pleno apoyo dando efusivos aplausos y exclamaciones al Máximo Dirigente quien con su gran responsabilidad asumida ante la patria, el pueblo y la revolución, la inconmovible fe revolucionaria y la inteligencia y perspicacia extraordinarias ha iluminado el más certero camino a seguir por nuestro Partido y el pueblo.

En la sesión plenaria se presentaron las intervenciones por escrito sobre el primer punto de agenda.

Intervinieron Pak Pong Ju, vicepresidente del CC del PTC; Kim Jae Ryong, premier del Consejo de Ministros; Thae Hyong Chol, vicepresidente del Presidium de la Asamblea Popular Suprema; Jo Yong Won, primer subjefe del departamento de organización y dirección del CC del PTC; Pak Jong Chon, jefe del Estado Mayor del Ejército Popular de Corea; Pak Chol Min, presidente del CC de la Unión de la Juventud; Ri Chung Gil, presidente del Comité Estatal de Ciencias y Técnicas; Kye Myong Chol, presidente del Comité de Economía Rural de la Provincia Phyong-an del Norte; Kim Kwang Nam, director del Complejo Siderúrgico Kim Chaek, etc.

Los oradores expresaron su gran emoción de haber recibido el grandioso plan de operaciones del CC del Partido para conducir a la victoria la construcción de una potencia socialista y apoyaron totalmente la destacada idea y estrategia de arremetida frontal y el programa de su ejecución, presentados por el Presidente del PTC para superar todos los desafíos y dificultades interpuestos en el camino de avance de la construcción socialista y anticipar la gran causa por prosperar con propias fuerzas.

Hicieron balances de las desviaciones, errores principales y su causa que aparecen en sus correspondientes sectores y unidades según la idea y el espíritu del histórico informe del Presidente.

Y juraron dar a conocer a fondo el espíritu principal del V Pleno del VII Período del CC del PTC a los funcionarios, militantes partidistas y trabajadores y poner gran empeño en la educación ideo-política para prepararlos como combatientes capaces de fortalecerse a sí mismos y versados en el indomable espíritu revolucionario, como auténticos patriotas; conducirlos a impulsar activamente la campaña para el aumento de la producción y la modernización mediante la estrategia de apoyo en la propia fuerza, adecuada a la situación de cada cual; de esta manera sostener con éxitos laborales la idea e intención del CC del PTC referente a la arremetida frontal.

El borrador de resolución del primer punto de agenda fue aprobado por unanimidad después del estudio y debate escrupulosos y activos.

En la resolución están anotadas las siguientes decisiones:

Primera, se reajustará la base económica del país y se movilizarán todas las posibilidades productivas para satisfacer las necesidades para el desarrollo económico y la vida de la población.

Segunda, se dará importancia a las ciencias y la tecnología y se mejorarán las labores de educación y salud pública, sectores icónicos del régimen socialista.

Tercera, se protegerá el ecosistema y se establecerá el sistema estatal de control de crisis para hacer frente a los desastres naturales.

Cuarta, la victoria de la arremetida frontal se garantizará con la fuerte ofensiva política, diplomática y militar.

Quinta, se intensificará la lucha contra los fenómenos opuestos y enajenados de los principios socialistas, se establecerá la disciplina moral y se realizará con escrupulosidad la educación ideológica en las organizaciones de trabajadores.

Sexta, se fortalecerá el Partido, Estado Mayor de la revolución, y se elevará extraordinariamente su capacidad directiva.

Séptima, los funcionarios se empeñarán, como directivos de la revolución, en cumplir con su responsabilidad y deber asumidos ante el Partido, la revolución y el pueblo en la arremetida frontal para superar las dificultades surgidas en medio de avance de la construcción del socialismo.

Octava, las organizaciones partidistas y las instituciones políticas de todos los niveles realizarán con escrupulosidad las labores organizativas y políticas para la implementación de la presente resolución, mientras el Presidium de la Asamblea Popular Suprema, el Consejo de Ministros y otros órganos correspondientes tomarán las medidas prácticas para cumplir las tareas señaladas en ella.

El cónclave abordó el segundo punto de agenda, o sea, el problema de organización.

Fueron removidos y elegidos suplementariamente los miembros y otros suplentes del Buró Político del CC del PTC.

Ri Il Hwan, Ri Pyong Chol y Kim Tok Hun fueron electos miembros del BP del CC del PTC.

Quedaron elegidos como miembros suplentes del BP del CC del PTC Kim Jong Gwan, Pak Jong Chon, Kim Hyong Jun, Ho Chol Man, Ri Ho Rim y Kim Il Chol.

Fueron destituidos y elegidos los vicepresidentes del CC del PTC.

Ri Il Hwan, Kim Hyong Jun, Ri Pyong Chol y Kim Tok Hun fueron elegidos como vicepresidentes del CC del PTC.

También fueron removidos y elegidos suplementariamente los miembros y otros suplentes del CC del PTC.

Los miembros suplentes Kim Hyong Jun, Han Kwang Sang, Kang Jong Gwan, Kim Kwang Chol, Kim Kyong Jun, Yang Sung Ho, Kwak Chang Sik, Pak Kwang Ju, Pak Myong Su, Ri Pong Chun y Son Sok Won pasaron a ser miembros del CC del PTC.

Fueron elegidos directamente al mismo cargo Ho Chol Man, Ri Ho Rim, O Il Jong, Kim Yong Hwan, Kim Il Chol, Kim Jong Ho, Son Yong Hun, Rim Kwang Il y Choe Sang Gon.

Quedaron elegidos como miembros suplentes del CC del PTC Jang Kwang Myong, Jon Hyon Chol, Sim Hong Bin, Ri Thae Il, Choe Kwang Il, Ri Wan Sik, Ri Yong Chol, Choe Chun Gil, Kim Hak Chol, Kim Chol, Pak Jong Gun, Jon Hak Chol, Jo Yong Dok, Sin Yong Chol, Kim Sung Jin, Mun Jong Ung, Ri Jong Gil, Choe Song Nam, Jon Hyong Gil, Kang Son, Kim Yong Bae, Kim Ki Ryong, Sin Hong Chol y Kim Yong Nam.

La reunión eligió al presidente de la Comisión de Control del CC del PTC y removió a sus miembros y eligió a los nuevos.

Ri Sang Won fue electo como presidente de la Comisión de Control.

Fueron depuestos y nombrados los jefes de algunos departamentos del CC del PTC.

Ri Il Hwan, Kim Hyong Jun, Choe Hwi, Ri Pyong Chol, Kim Tok Hun, Choe Pu Il, Ho Chol Man, Ri Ho Rim, Han Kwang Sang y O Il Jong fueron nombrados como jefes de departamento del CC del PTC.

Tuvo lugar el nombramiento de los primeros subjefes de departamento del CC del PTC.

Kim Tong Il, Ri Yong Gil, Kim Yo Jong y Ri Yong Sik resultaron nombrados como primeros subjefes de departamento del CC del PTC.

Fueron destituidos y nombrados los presidentes de los comités provinciales del Partido.

Kim Yong Hwan fue designado como presidente del Comité del PTC en la Provincia de Ryanggang.

Fueron removidos y nombrados los cuadros de los órganos estatales.

Kim Il Chol fue nombrado como vicepremier y presidente del Comité Estatal de Planificación, Jon Hak Chol como ministro de Industria Carbonífera, Jon Myong Sik como ministro de Cultura y Kim Sung Jin como presidente de la Academia Estatal de Ciencias.

El cónclave discutió el tercer punto de agenda: la enmienda y complementación de la colección de consignas del CC del PTC.

En el debate sobre el cuarto punto de agenda: sobre la conmemoración solemne del 75º aniversario de la fundación del PTC, fue adoptada una resolución correspondiente.

Al finalizar la sesión plenaria, el Presidente del PTC se refirió al significado e importancia del presente cónclave en vencer de frente la coyuntura actual y registrar nuevo auge en la revolución coreana y subrayó:

La idea y el espíritu principales de la presente reunión es librar la arremetida frontal sin esperar con brazos cruzados el cambio favorable de la situación.

En otra palabra, debemos superar sólo con el poderío de autoconfianza las dificultades interpuestas en el camino de avance de la construcción socialista sin esperar ni en sueño que EE.UU. y las fuerzas hostiles nos dejen vivir en paz.

En la lucha de hoy, no debemos buscar el camino de resignarse a los factores objetivos, sino superarlos de frente para que éstos sean controlados por nosotros.

El Presidente del PTC, diciendo que debían realizar sustancialmente la aceptación y discusión a nivel de todo el Partido destinadas a materializar las tareas presentadas por el V Pleno del VII Período del CC del PTC, señaló superar la tendencia de que la discusión se efectuara a modo ceremonial sin acercarse a amplias masas y transmitir e inculcar exactamente la idea del cónclave a los militantes del partido, encargados directos de su ejecución, para que ese proceso se convirtiera en el de movilizar ideológicamente para despertarlos y llamar a la lucha por la materialización de la resolución de la reunión plenaria, operar y asignar las tareas.

Instruyendo uno por uno sobre los problemas claves en transmitir e inculcar la idea de la sesión plenaria a los funcionarios y trabajadores y realizar con escrupulosidad la operación y la asignación de tareas para su materialización, subrayó definir correctamente el deber de cada sector, de cada unidad para que las consignas no fueran palabras hueras en la arremetida frontal de hoy y tomar las medidas prácticas con el plan detallado y correcta metodología para la ejecución de las políticas del partido.

Apuntando que para hacer la revolución, los revolucionarios deben considerar la valiosa confianza del pueblo como lo todo de su vida, les exhortó a ser servidores diligentes y fieles para el pueblo tan bueno como el nuestro.

El V Pleno del VII Período del CC del Partido del Trabajo de Corea se llevó a cabo a feliz término en medio de la extraordinaria conciencia política y fervor revolucionario de todos los participantes de encargarse perseverantemente de la importante tarea asignada por la época y cumplir con su responsabilidad y deber como directivos de la revolución en hacer que todo el Partido, pueblo y ejército se levantaran unánimemente y avanzaran impetuosamente en la honrosa lucha por abrir el camino del fortalecimiento y la prosperidad apoyados en las propias fuerzas.

Kim Jong Un se fotografió con los miembros del órgano de dirección central del Partido en el histórico lugar donde se efectuó la presente reunión plenaria.

Este cónclave efectuado bajo la dirección del Presidente del PTC será registrada con letras doradas en la historia de nuestro Partido y la patria como un evento histórico que demostró la capacidad directiva del honroso PTC, organizador y orientador de todas las victorias de pueblo coreano y la inconmovible fe y voluntad de éste de avanzar firme por la inmutable ruta del fortalecimiento y la prosperidad apoyados en las propias fuerzas, y manifestó a todo el mundo el indoblegable espíritu de ataque de la Corea del Juche, convencida de la justeza de la causa revolucionaria y su propia fuerza.