¡Arrojemos por la borda a Chun Doo-hwan y a sus descendientes, con maldición nacional y castigo severo!

Compartimos este importante comunicado que nos hacen llegar desde el Comité Central del Frente Democrático Nacional Antiimperialista (FDNA) de Corea.

¡Arrojemos por la borda a Chun Doo-hwan y sus descendientes, con maldición nacional y castigo severo!

Han pasado cuarenta años desde el Levantamiento Popular de Gwangju.

Los lamentos de los ciudadanos de Gwangju están resonando.

Se escucha el espíritu de los rebeldes caídos.

Las entonces llamadas “Fuerzas Bajo la Ley Marcial” mataron a civiles inocentes sin distinción en Gwangju, y fue en tiempos de paz. Es un homicidio sin precedentes.

La identidad de los asesinos, que convirtieron Gwangju en un mar de sangre, ha permanecido a la sombra y sin castigo.

Las fuerzas conservadoras, incluida la oposición del United Future Party (UFP, Partido del Futuro Unido), han encubierto el hecho de la masacre de Gwangju, y han clamado por el renacimiento de la dictadura.

Con motivo del 40 aniversario del Levantamiento Popular de Gwangju, el Comité Central del Frente Democrático Nacional Antiimperialista (FDNA) hace un llamamiento con la firme voluntad del pueblo surcoreano para arrojar por la borda a los descendientes del despotismo.

Las circunstancias de la masacre de hace cuarenta años es la historia de un crimen plagado de engaños e intrigas, la del principal culpable y sus descendientes para tapar debajo de la alfombra la historia de sus horribles crímenes.

Sus protagonistas son los herederos del grupo dictatorial fascista militar, es decir, las fuerzas conservadoras, incluido el UFP.

Degradaron el levantamiento tildándolo de disturbios, diciendo que los rebeldes eran un grupo de monstruos y una unidad especial de Corea del Norte. Los calificaron de “organización de izquierda siguiendo órdenes de Corea del Norte” y “portavoces de Corea del Norte”.

Alabaron a Chun como a un “héroe”, cuando superó la crueldad de Hitler, la atrocidad de Tojo y la brutalidad de Park Chung-hee, y evitaron que la canción “March for Dear Ones” (Marcha por los Queridos) se reprodujera en los servicios conmemorativos, clamando que era un símbolo de la fuerza de apoyo a Corea del Norte, y apuntando a un hipotético cambio del sistema.

Chun, lejos de admitir su orden de masacre, tuvo la cara de decir que no ordenó a sus hombres que abrieran fuego contra los rebeldes, y que él es una de las víctimas del levantamiento. Incluso escribió sus memorias, llenas de falsedades.

Persistió obstinadamente en que ni siquiera tenía un centavo cuando un tribunal decidió que devolviera cien millones en posesiones. Pasó sus días jugando al golf, y negó todos los hechos de los que era acusado en un juicio con la excusa de que sufre demencia senil. Incluso se fingió ahogarse en el juicio, por lo que se burló del público.

Los principales delincuentes y sus descendientes corren por Corea del Sur como pollos sin cabeza. Es un insulto a los rebeldes.

La recuperación del conservadurismo es solo una de las masacres de Gwangju.

La recuperación del conservadurismo reduciría a Corea del Sur a un páramo sin democracia y sin derechos de la gente, y a un teatro de fuerzas traidoras y fanfarronadas fascistas.

El noble deseo de los rebeldes no se realizará y ocurrirá otra masacre de Gwangju a menos que se eliminen las fuerzas conservadoras, incluido el UFP.

¡Queridas personas de todos los estratos sociales!

Eliminar el conservadurismo es un problema que requiere una solución urgente para llevar a cabo una gran reforma social y construir una verdadera sociedad democrática.

¡Desarraiguemos a los descendientes de la masacre de Gwangju y a las fuerzas conservadoras en el espíritu del Levantamiento Popular de Gwangju!

Vamos a imponer al UFP, que difamaba la masacre de Gwangju y arropa a Chun, la pena capital junto con su jefe criminal.

¡Logremos una democracia y derechos civiles genuinos, el deseo de los rebeldes, y construyamos una nueva sociedad a través de una lucha nacional!

El Levantamiento Popular de Gwangju grabó en los corazones de los surcoreanos que Estados Unidos no es un protector partidario y aliado de los surcoreanos, sino un delincuente sediento de sangre más atroz, y un enemigo irreconciliable. Enseñó una seria lección de que la dependencia de las fuerzas extranjeras conduce a la muerte.

En ese momento, los rebeldes y ciudadanos de Gwangju estaban convencidos con la ilusión de que Estados Unidos nunca seguiría siendo un espectador pasivo ante la represión de la camarilla militar fascista.

Incluso tuvieron la esperanza de que Estados Unidos no tolerara la masacre, o al menos la investigara.

Sin embargo, eso es un sueño imposible.

Estados Unidos no estaba del lado de los ciudadanos de Gwangju.

Por el contrario, Estados Unidos rechazó la solicitud de los ciudadanos de Gwangju y entregó a los representantes de la resistencia a la camarilla militar.

Como en el pasado, Estados Unidos no es un aliado, sino un soberano.

La dependencia de los Estados Unidos conduce a la muerte y a la ruina nacional.

La historia de la humillación continúa con los traidores a la nación, ajenos a la lección de la masacre.

No pronuncian ni siquiera una palabra de protesta contra los Estados Unidos, que exigen el aumento del costo de las acciones de defensa y están ocupados con sus esfuerzos por construir la fuerza militar y los juegos de guerra contra Corea del Norte.

Ya es hora de separarse de los Estados Unidos.

No dependas más de los EE. UU.

¡Desilusiónate con los Estados Unidos!

¡Demostremos el temple nacional en el espíritu de los rebeldes sin miedo a la muerte!

Se debe eliminar la guía de la fuerza extranjera, para poner fin a la dominación y al gobierno de las fuerzas extranjeras.

Una verdadera sociedad independiente se construirá solo cuando se eliminen los elementos pro-estadounidenses y se ponga fin a la política podrida.

¡Expulsemos a los políticos y a las fuerzas conservadoras del mundo político, ya que infligen humillación al pueblo y recurren a la alianza Corea del Sur-Estados Unidos!

¡Luchemos por escribir una nueva historia, la de una política existente por sí misma, y ejercer así el derecho a la autodeterminación connacional!

La realización de la independencia, la democracia y la reunificación es la demanda unánime del Pueblo.

El deseo de la gente no se logra por sí solo.

Es posible solo a través de la lucha.

Con motivo del 40 aniversario del Levantamiento Popular de Gawngju, el amplio espectro de organizaciones cívicas está emprendiendo una acción vigorosa en demanda de una investigación estricta sobre la masacre y el castigo severo de Chun y los principales delincuentes.

El entusiasmo por la resistencia de Gwangju es ardiente, y el espíritu indomable de los rebeldes sigue vivo en las mentes de las personas de diversos círculos.

Nadie puede negar los esfuerzos de las personas para lograr la independencia y la paz nacional y llevar una vida digna en una nueva sociedad democrática.

Junto con el pueblo, el FDNA cumplirá con toda seguridad el deseo de los rebeldes, al castigar a los responsables de la masacre y acelerar la acción dinámica para hacer un barrido limpio de las fuerzas conservadoras.

Comité Central del FDNA

18 de mayo de 2020

Seúl.