Eterna imagen del sol.

El Presidente Kim Il Sung fue el gran líder de la revolución, el padre benevolente de la gente y el Sol del Juche, que es muy admirado por la gente del mundo.

Como el sol es eterno, la imagen benigna del Presidente es profundamente apreciada no solo por el pueblo coreano sino también por la humanidad progresista.

Hizo su dedicación de por vida para mejorar la vida de las personas, encontrándose siempre entre ellas.

Su imagen alegre era la del futuro brillante de la Corea Juche, y la felicidad de la gente.

Su imagen reflejaba el ideal de la RPDC y el sueño de la gente.

Inspirado por su imagen alegre, el pueblo de la RPDC no escatimó esfuerzos para construir un poderoso poder socialista independiente en política, autosuficiente en la economía y también en la defensa nacional.

Su imagen era la imagen soleada que iluminaba el mundo entero.

El Presidente abrazó a la gente de la RPDC así como a la gente del mundo en su seno con su brillante sonrisa.

La gente progresista mundial, que visitó Pyongyang brillando con la Idea Juche, consideró el placer de ver al Presidente como su mayor felicidad y honor.

Muchos líderes mundiales de los partidos revolucionarios, estadistas y seguidores de la Idea Juche, han tenido en cuenta que los dueños de su propio destino son ellos mismos después de tener el honor de la audiencia con el Presidente.

El Presidente, que ilumina el camino a seguir por la era y la humanidad, es el sol eterno del Juche.

Con la dirección del Líder Supremo, el Presidente Kim Il Sung será inmortal siglo tras siglo, ya que es como el sol.