Agosto de Juche 109

El Grupo de Estudio de la Idea Juche (GEIJ) de Madrid ha querido conmemorar dos fechas señaladas en agosto en la República Popular Democrática de Corea: el día 15, Día de la Restauración de la Patria (1945), y sobre todo el 25, Día del Songun, recordando el momento en el que Su Excelencia el Dirigente Kim Jong Il inició la dirección de la Revolución mediante el Songun (dar prioridad a los asuntos militares, 1960).

En este caso, hemos leído y comentado dos obras del Comandante Supremo, Su Excelencia el Camarada Kim Jong Un:

1. “Luchemos enérgicamente para la victoria final, enarbolando la bandera del Songun”. Consiste en un discurso pronunciado en el desfile militar conmemorando los cien años del nacimiento del Presidente Eterno, Su Excelencia el Camarada Kim Il Sung (15 de abril de Juche 101, 2012).

2. “Que los jóvenes sean combatientes de vanguardia fieles sin límites a la causa revolucionaria del Songun del Partido”. Es un mensaje a los participantes en la IV Conferencia de Dirigentes de las Organizaciones de Base de la Unión de la Juventud Socialista Kim Il Sung (18 de septiembre de Juche 103, 2014).

1. Del primer texto hemos querido destacar lo siguiente:

– Hace 80 años, el Presidente Kim Il Sung fundó el Ejército Popular de Corea (EPC), y así la nación tuvo su primer ejército auténtico.

– Él expuso tempranamente la verdad de que el fusil asegura la vida de la nación.

– La superioridad técnica y militar ha dejado de ser exclusiva del imperialismo gracias al Songun.

– El ejército también debe participar en la edificación de un estado socialista próspero y poderoso.

– Se debe fomentar la camaradería entre soldados, y entre estos y los oficiales (“¡Que todos los militares seamos verdaderos compañeros de armas!”).

– La unidad militar-civil es lo más importante para la revolución del Songun.

Es interesante señalar que el Comandante Supremo, al saludar a los asistentes, también saluda cordialmente a los compatriotas de Corea del Sur que luchan por la Reunificación. Al mismo tiempo, recuerda a todos los extranjeros que apoyan activamente la justa causa del Pueblo Coreano.

El Camarada Kim Jong Un considera que, aunque la RPDC ocupa la misma situación geopolítica que antes, ya no es un país débil y pisoteado por potencias imperialistas extranjeras. Hoy es una digna potencia político-militar a la que nadie se atreve a agredir.

Con un estado fuerte que prioriza la unión civil-militar-partidista, se puede conseguir que la sociedad marche junta hacia un único fin, que en este caso es la dignificación y construcción de un estado socialista próspero. La priorización y el estar a la vanguardia técnica en asuntos militares consigue que la nación tenga los medios para defenderse de las agresiones imperialistas. El ejército debe participar activamente en la mejora de la sociedad, ya que así se forman lazos con los civiles. Es, pues, un ejército del pueblo, que ayuda a las Masas con la misma disposición con la que los soldados ayudan a sus padres y hermanos y cuidan de su propio hogar. Se recuerda la consigna “¡Ayudar al Pueblo!”, lanzada en su día por el Dirigente Kim Jong Il.

Por último, el Estimado Mariscal tiende la mano a los que desean de corazón la paz y la reunificación:

“Justa es nuestra causa, e innegable la fuerza de la Corea unida sobre la base de la verdad”.

2. En cuanto al segundo texto, destacamos:

Empieza hablando de la importancia que le daban a las organizaciones juveniles y de cómo estas lucharon ante los problemas de su época. En la actualidad, los jóvenes deben “amar el fusil” y dar importancia a la Política Songun. Deben hacer frente y rechazar los fenómenos no socialistas.

Son importantes los logros de la primera generación juvenil, ya que fue la que luchó contra los japoneses y se dedicó a restaurar el país durante la posguerra, cumplimento el proyecto de partido del Presidente Kim Il Sung. Es importante la actuación de los jóvenes durante la “Ardua Marcha”, en la cual la juventud luchó contra las adversidades de ese período bajo la dirección del Dirigente Kim Jong Il.

El texto hace hincapié en que la juventud debe de ser activa en los asuntos importantes del país y en su educación ideológica, para lograr ser una vanguardia fuerte que esté a la altura de las dos generaciones anteriores (especialmente en temas militares). El Mariscal habla de crear tecnología punta para añadir logros al país, y de crear obras de ficción que reflejen la época y gocen de la aceptación de las masas populares. Los jóvenes continúan la marcha iniciada en el Monte Paektu.

Se hace una critica también a las organizaciones de la Unión de la Juventud en algunos aspectos, apelando a su papel de educadores de la juventud. Algunas recomendaciones son:

– Educar sobre el patriotismo de Kim Jong Il, ya que es valioso para hacer de los jóvenes unos revolucionarios convencidos y patriotas dispuestos a sacrificarse por su país.

– Visitar los antiguos campos de batalla, ya que es importante para conocer el pasado del país y conocer los logros de Kim Il Sung.

– Intensificar el papel de la moral socialista en la revolución.

Para conseguir que la patria socialista brille y sea próspera se necesitan jóvenes preparados que sigan las directrices del Partido y eviten caer en la apatía ante los temas importantes del país.

El Estimado Mariscal añade:

“Responsables de la tarea de implantar la cultura en la producción y en la vida, acondicionarán sus centros de trabajo como palacios, y convertirán sus calles y aldeas en hermosos parajes socialistas”.

“La nueva generación, que solo conoce de oídas la opresión y la explotación y no ha sufrido las pruebas de la guerra, constituye la principal fuerza de nuestra revolución. Esto exige intensificar la educación de clase, para que los jóvenes odien sin límites a los imperialistas y otros enemigos de clase.”