75 Años de Victorias

Este 10 de octubre de Juche 109 (2020), se cumplen 75 años de la fundación del Partido del Trabajo de Corea. Con este motivo, el Grupo de Estudio de la Idea Juche (GEIJ) de Madrid, conjuntamente con la Asociación de Amistad con Corea (KFA), ha querido rendir homenaje al Partido guía de la Revolución Coreana, artífice, junto a las valerosas Masas Coreanas lideradas por los Grandes Líderes, de la construcción de una potencia socialista poderosa y próspera en la República Popular Democrática de Corea. Hemos creado una página especial al respecto, que puede ser visitada aquí:

75 aniversario de la fundación del Partido del Trabajo

En el GEIJ hemos estudiado y tratado tres textos fundamentales sobre el PTC.

– El primero es un álbum de fotos de reciente publicación, que también contiene muchísima información, titulado “75 Years of Great Leadership”. Puede ser consultado aquí:

– El segundo es “Reseña del PTC”, un completísimo libro con la historia, actividades y características del Partido.

Repasa desde los asuntos más básicos, como sus símbolos, museo y monumentos, hasta su naturaleza, misión, objetivos, esencia, fundamentos, principios, directrices e ideología rectora. También su sistema, método y estilo de trabajo. Históricamente hablando, nos lleva desde su base fundacional, enraizada en la lucha armada revolucionaria antijaponesa: el Presidente Eterno, Su Excelencia Camarada Kim Il Sung, fundó la Unión para Derrotar el Imperialismo (UDI) en 1926, la Asociación de Camaradas Konsol en 1930, el Comité del Partido en el Ejército Revolucionario Popular de Corea en 1934, la Asociación para la Restauración de la Patria en 1936, y el Partido Comunista de Corea del Norte en 1945. Todo ello fue el germen del Partido del Trabajo de Corea.

Por supuesto, se incide en la relación del Partido con la Idea Juche, y su total identificación con el Kimilsungismo-Kimjongilismo.

Por último, repasa sus congresos, reuniones, conferencias, plenos, etc., hasta llegar a la situación actual, en la que el PTC se ve fortalecido, y sus victorias presentes y futuras aseguradas, gracias a la Presidencia del Estimado Camarada Mariscal, Su Excelencia Kim Jong Un.

– El tercero, escrito por el Secretario General Eterno, Su Excelencia Camarada Kim Jong Il, es “El Partido del Trabajo de Corea es el organizador y orientador de todas las victorias de nuestro pueblo”.

Escrito en octubre de 1990, el libro consta de tres partes:

1. La dirección del Partido es la garantía decisiva del triunfo de la causa socialista.

2. Tenemos que fortalecer y desarrollar al nuestro como Partido revolucionario de tipo jucheano.

3. Hay que fortalecer la dirección del Partido atendiendo principalmente la labor con las personas.

En esta ocasión, nos permitimos citar las ideas que consideramos más destacadas de esta obra fundamental:

“En su larga y difícil trayectoria —que recorriera con la bandera de la idea Juche en alto—, realizó proezas que brillarán en la historia, en aras de la libertad y felicidad del pueblo,del progreso y prosperidad de la Patria. Venciendo múltiples dificultades, efectuó profundos cambios sociales y magnas obras constructivas, en virtud de lo cual nuestro país se transformó en un Estado socialista soberano, independiente y autodefensivo, así como defendió con firmeza a la Patria y la revolución tras rechazar la agresión de los imperialistas y las maquinaciones subversivas de los enemigos de clase. Asimismo, con ilimitada fidelidad a la causa de la humanidad por la independencia cumplió con honor su deber internacional e hizo valiosos aportes al desarrollo de la revolución mundial.”

“La fuente de estos factores radica en la dirección del Partido que concientiza a las masas para que hagan suya sinceramente la causa del socialismo. Gracias a ella también se exhiben en alto grado la fuerza colectiva, el heroísmo masivo de nuestro pueblo que impulsa la construcción socialista, porque une los intereses individuales con los colectivos y fortalece el poderío de la unidad y colaboración. Nuestra realidad, en que las masas populares hacen gala de su capacidad creadora en la construcción socialista, demuestra fehacientemente que la calumnia de los imperialistas de que la dirección del Partido frena el espíritu creador de las personas es un sofisma contrarrevolucionario encaminado a introducir la libertad burguesa y desbaratar el socialismo.”

“El nuestro es un partido masivo que tiene por su núcleo a los combatientes de vanguardia de la clase obrera y agrupa en sus filas a gran número de los elementos más progresistas de procedencia obrera, campesina e intelectual trabajadora.”

“Nuestro Partido, considerando siempre a la clase obrera, el campesinado y la intelectualidad trabajadora como su terreno socio-clasista, ha venido intensificando la labor político-ideológica entre ellos y a medida que progresaba la construcción socialista ha hecho ingentes esfuerzos por insuflar la conciencia revolucionaria y de la clase obrera a todos los miembros de la sociedad. En nuestro país al impulsarse con energía este proceso bajo la dirección del Partido, no sólo la situación socio-económica de los trabajadores, sino también sus rasgos ideológico-espirituales, se acercan con rapidez a los de la clase obrera y el terreno socio-clasista de nuestro Partido se amplia y consolida todavía más.”

“A fin de realizar la idea y la dirección de líder y fortalecer la unidad y cohesión del partido a base de ellas, es imprescindible mantener con firmeza el principio de centralismo democrático en su construcción y sus actividades.”

“Para consolidar y fomentar la unidad y la cohesión del Partido es preciso llevar adelante y desarrollar más las tradiciones de nuestra revolución en este aspecto. Las tradiciones de la unidad y cohesión de nuestro Partido se crearon por los jóvenes comunistas y los combatientes revolucionarios antijaponeses en la época en que se iniciaba la causa revolucionaria del Juche bajo la dirección del estimado camarada Kim Il Sung. La unidad revolucionaria lograda en el período de la Lucha Revolucionaria Antijaponesa es la ideo-volitiva y de obligación moral, basada en la firme convicción de que se podía llevar al triunfo la revolución sólo al apretarse con solidez alrededor del gran camarada Kim Il Sung, teniéndolo como Líder, en el noble sentido de obligación moral comunista de cumplir la tarea asumida como soldado revolucionario en cualquier adversidad y en el cálido amor camaraderil.”

“El partido de la clase obrera surgió con la exigencia de la lucha revolucionaria de forjar el destino de las masas populares, y su misión fundamental es guiarlas haciéndose cargo de su destino. Los lazos entre el partido y las masas no están solamente referidos a las relaciones entre el dirigente y los dirigidos, sino también entre quien da vida y quien la recibe, y entre quien atiende el destino ajeno y quien se lo confía. Estos nexos se hacen más sólidos y poderosos cuando el partido aprecia y ama a las masas populares como su padre.”

“El Gran Líder, Camarada Kim Il Sung, recordando la época de la Lucha Revolucionaria Antijaponesa, expresó que las masas eran inteligentes maestros que le enseñaron la verdad de la revolución.”