Vida digna y feliz de mujeres coreanas

Hoy día las mujeres coreanas se gozan de una vida digna y feliz añadiendo el calor y la luz clara a las familias y la sociedad con el amor y la abnegación.
     El Presidente Kim Il Sung dijo:
     “Para liberar por completo a las mujeres hay que asegurarles no sólo idénticos derechos que a los hombres, implantando la igualdad de los derechos del hombre y la mujer, sino también ofrecerles condiciones que les permitan tomar parte en la actividad estatal y social sin preocupación alguna.”


     Las mujeres coreanas participan libremente en la vida social del Estado teniendo los derechos iguales que los hombres por la ley sobre igualdad de derechos para ambos sexos, la Constitución Socialista de la RPDC y la ley sobre el aseguramiento de los derechos de las mujeres. En Corea, 17,6 por ciento de los diputados a la Asamblea Popular Suprema son mujeres. Hay muchas funcionarias de los órganos del Partido, el Estado y el Poder y su cantidad se aumenta cada día más. Muchas mujeres se crecieron como heroínas, profesoras, doctoras y artistas del pueblo que reciben el amor de la gente. Y también se crearon las pilotas de los aviones de caza.
     Las mujeres coreanas hacen actividades estatales y sociales asegurándose de los beneficios sociales y la comodidad del nivel máximo.
     Las mujeres reciben beneficios del sistema de la crianza y la educación de niños, el sistema de enseñanza obligatoria gratuita, el sistema de asistencia médica gratuita, el sistema de trabajo que reduce el tiempo laboral de las mujeres que tienen bebes y más de tres hijos, el sistema de descanso a expensas del Estado y el sistema de la licencia retribuida de maternidad de ocho meses.
     Los trillizos y cuádruples se crían a expensas del Estado hasta la edad escolar. Las mujeres y sus trillizos y cuádruples tienen su propio doctor encargado. A las familias de trillizos y cuádruples llegan la benevolencia y el beneficio especiales que distribuyen de manera gratuita las viviendas excelentes, los medicamentos, los alimentos y los artículos de uso doméstico.
     Gracias a la ley y la política del Estado, las mujeres no hacen trabajos en condiciones nocivas y difíciles y participan en las actividades sociales del Estado sin ninguna incomodidad beneficiando del servicio sincero de las cocinas centrales, los comedores, las tiendas y los órganos de servicios públicos que están en todas las zonas de habitantes, las fábricas y las empresas.
     Las mujeres coreanas se aseguran de sus derechos y se transforman de forma revolucionaria por las organizaciones políticas tales como el PTC, la Unión Socialista de Mujeres de Corea y la Federación General de los Sindicatos de Corea.
     Se va implantando el ambiente social de respetar, apreciar y apoyar activamente a las mujeres en toda la sociedad.
     Las mujeres coreanas dan saludo al Presidente Kim Il Sung, el gran Dirigente Kim Jong Il y el Máximo Dirigente Kim Jong Un, los cuales les hicieron gozar de una vida orgullosa como flor del país, la vida y la familia.