El hombre decide todo.

Que el hombre decide todo significa que desempeña el papel decisivo en la transformación del mundo y en la fragua de su propio destino.
El hombre desempeña el papel decisivo en la transformación del mundo.Que el hombre desempeña el papel decisivo en la transformación del mundo significa que la función activa del hombre es el máximo entre varios factores que accionan a la transformación y el desarrollo del mundo.
El hombre asiste activamente al proceso del progreso de cambio del mundo para obedecer la totalidad de este mundo a sí mismo y actúa la función más principal en esto. Por el papel del hombre, las leyes del progreso del cambio del mundo se entienden objetivamente y se utilizan activamente, y así el aspecto del mundo se va cambiando repentinamente.
No se puede ignorar los medios materiales y técnicos, el régimen social y el ambiente natural y geográfico en la transformación del mundo. No obstante, la realidad de que se crean las riquezas materiales y culturales, se renova el ambiente de la vida y la sociedad humana se va desarrollando continuamente como la sociedad progresista testimonia de modo evidente que el ser que desempeña el papel decisivo en el cambio y el desarrollo del mundo es el hombre. En el sentido de que forja y cambia el mundo alrededor de modo activo y principal el hombre puede ser el transformador del mundo.
El hombre desempeña el papel decisivo en la fragua de su propio destino.
Que el hombre desempeña el papel decisivo en la fragua de su propio destino significa que el papel del hombre propio juega la función decisiva entre factores que dan influencia a la fragua del destino del hombre.
Lo que funciona de modo más grande entre todos los factores que dan influencia a la fragua del destino del hombre es, precisamente, el papel del hombre mismo. A medida que el hombre mismo actúe, se determina la influencia que el mundo alrededor da a la fragua del destino del hombre.
Se puede decir que el hombre desempeña el papel decisivo en la fragua de su propio destino por su función decisiva, comparando con los factores objetivos que influyen a la fragua del destino del hombre.