Inevitabilidad histórica.

En los países coloniales y semicoloniales la revolución democrática antiimperialista y antifeudal se presenta como la inevitabilidad histórica. Porque, en una palabra, en estos países se viola cruelmente la independencia de las masas populares que quieren vivir y progresar como dueñas de la sociedad y de su propio destino debido a la explotación y opresión crueles de las fuerzas imperialistas y feudales.
Los pueblos de los países coloniales y semicoloniales no tienen completamente los derechos políticos y su dignidad humana es pisoteada cruelmente, y sufren la pobreza y miseria terribles debido a la explotación y expoliación económicas de los imperialistas y de las fuerzas feudales. Además, los pueblos de estos países pierden el aspecto del ser humano independiente y se restringe el disfruto de la civilización a causa de la política de supresión del patrimonio de la cultura nacional y de la política asimilista colonial cruel de los agresores imperialistas.
Es inevitable que los pueblos de los países coloniales y semicoloniales luchen en contra de la explotación y opresión de toda clase de las fuerzas feudales como los imperialistas, colonialistas y los terratenientes asociados con ellos.

En los países coloniales y semicoloniales la revolución democrática antiimperialista y antifeudal se presenta como la inevitabilidad histórica. Porque, en una palabra, en estos países se viola cruelmente la independencia de las masas populares que quieren vivir y progresar como dueñas de la sociedad y de su propio destino debido a la explotación y opresión crueles de las fuerzas imperialistas y feudales.
Los pueblos de los países coloniales y semicoloniales no tienen completamente los derechos políticos y su dignidad humana es pisoteada cruelmente, y sufren la pobreza y miseria terribles debido a la explotación y expoliación económicas de los imperialistas y de las fuerzas feudales. Además, los pueblos de estos países pierden el aspecto del ser humano independiente y se restringe el disfruto de la civilización a causa de la política de supresión del patrimonio de la cultura nacional y de la política asimilista colonial cruel de los agresores imperialistas.
Es inevitable que los pueblos de los países coloniales y semicoloniales luchan en contra de la explotación y opresión de toda clase de las fuerzas feudales como los imperialistas, colonialistas y los terratenientes asociados con ellos.