Actitud respecto a experiencias ajenas

El Gran Dirigente camarada Kim Jong Il precisó:
“En la revolución y la construcción es importante asumir una actitud crítica y creadora con respecto a las experiencias ajenas.”
Las experiencias de otros países, en todo caso, reflejan sus condiciones socio-históricas y sus peculiaridades nacionales. Para los demás, hay en ellas cosas necesarias y útiles, pero también las que no lo son, hay cosas que se adaptan a la realidad y otras que no. De ellas se debe aceptar solo las beneficiosas, no las demás.

Aun en el caso de introducir experiencias positivas se debe mantener la posición de no asimilarlas como están. No deben consultar a ciegas lo ajeno sino deben adelantarse. Si no, solo perseguirían el detrás de los otros.

Es un error tanto el tratar de copiar a ciegas lo ajeno como el no querer aprender modestamente de las valiosas experiencias de otros. Lo importante es qué actitud se toma ante ellas. La actitud dogmática, adorar a ciegas y sin espíritu creador las experiencias ajenas y aceptar sin consideración lo que no se adapta a la realidad impide trazar correctamente la línea y política acordes con las exigencias del desarrollo de la revolución del propio país y las aspiraciones del pueblo, y, a la larga, obstruye la revolución y la construcción.

Es necesario consultar las experiencias ajenas, pero en la medida de lo posible se deben aprovechar las propias. No deben medir lo suyo con las experiencias de los otros sino deben medir lo ajeno con los suyos.