Vivir heroicamente

El Dirigente Kim Jong Il dijo:

    “Vivir y luchar como héroes significa esforzarse abnegadamente, dedicándolo todo, no por intereses o notoriedad personales, sino en aras de la causa revolucionaria de las masas populares.”
    En el pasado, se denominaron héroes a quienes se destacaban por sus dotes extraordinarios. Como resultado no podía imaginarse que los hombres sencillos se hicieron héroes y el hombre que amaba mucho al país y la nación solía pasar la vida sin dignidad por no haber encontrado el correcto camino de lucha.

    Sin embargo, en la sociedad cuyo pueblo es dueño los héroes son quienes disfrutan del amor y respeto del pueblo por sus hazañas en la lucha por la Patria y el pueblo, la sociedad y el colectivo. Por lo tanto, pueden hacerse héroes no sólo las personas con dotes extraordinarios sino también las sencillas.

    Los hombres con el espíritu de consagrarse con infinita abnegación a la causa común de las masas populares, quienes cubrieron con su pecho la aspillera enemiga en el combate por la defensa de la Patria, quienes realizaron hazañas innovadoras en la construcción socialista y quienes hicieron una contribución de alto valor trabajando taciturnos como dueños de su trabajo, son todos héroes y vivir como ellos es, precisamente, vivir como héroes. Esto constituye la más preciada y digna vida y el supremo honor para el hombre.

    Para vivir como héroes es importante contar con la concepción colectivista de la vida.

    De quien se deja dominar por la concepción egoísta de la vida no se espera ningún sacrificio y ningún acto heroico. Puede realizar tal acto sólo quien considera como lo más preciado y digno en la vida el consagrarse a la sociedad y el colectivo, incomparablemente más valiosos y duraderos que la vida personal.

    Para vivir como héroes hay que ser fiel al Partido y al Líder y luchar abnegadamente por la materialización de las líneas y políticas del Partido.

    Los requerimientos de la sociedad y el colectivo se presentan por el Partido y el Líder. Por eso, los que luchan por cumplir las tareas revolucionarias siguiendo fielmente la dirección del Partido y el Líder pueden ser héroes y disfrutar de una vida heroica.