Sobre la sucesión del Lider

El Dirigente Kim Jong Il dijo:

    “Este heredero desempeña un papel decisivo en la continuación de la causa revolucionaria iniciada por su antecesor.”    La empresa revolucionaria se realiza y se completa no en una generación sino a lo largo de varias generaciones.

    El sucesor del líder es el dirigente de la revolución que hereda y completa la empresa revolucionaria del líder.

    Ante todo, gracias al sucesor del líder la ideología revolucionaria del líder se defiende, se desarrolla y se materializa cabalmente en toda la sociedad.

    La ideología revolucionaria del líder es la única ideología rectora de la revolución y la construcción y el cordón umbilical a mantener para siempre en el cumplimiento de la empresa revolucionaria. Ella abarca el objetivo general y el rumbo de la empresa revolucionaria, las tareas y vías de las transformaciones sociales para llevarla a cabo.

    Completar la empresa revolucionaria es el curso de materializar la ideología revolucionaria del líder, en otras palabras, el curso de transformar todos los dominios de la vida social según su exigencia.

    El sucesor del líder libra destacadas actividades ideo-teóricas basadas en la ideología revolucionaria del líder poseyendo la fidelidad absoluta a él para defenderla, heredar y desarrollar.

    El sucesor del líder impulsa la revolución y la construcción según la ideología y la voluntad del líder para así materializar la ideología revolucionaria del líder en toda la sociedad.

    Luego, gracias al sucesor del líder se defienden, se heredan y se desarrollan las tradiciones revolucionarias creadas por el líder.

    Estas materializan totalmente la ideología, la teoría y el método del líder y abarcan sus preciosas hazañas revolucionarias.

    Las tradiciones revolucionarias creadas por el líder sirven de riqueza histórica que da la vitalidad a salir victoriosa la empresa revolucionaria y de eterna piedra angular que garantiza su culminación.

    La empresa revolucionaria que se realiza a lo largo de varias generaciones se completa por medio de defender, heredar y desarrollar las tradiciones revolucionarias logradas por el líder.

    El sucesor del líder defiende y desarrolla las tradiciones revolucionarias para de esta manera continuar las arterias de la empresa revolucionaria y mantener hasta el fin la bandera de la revolución en cualesquier vicisitudes.

    El sucesor del líder transforma de manera revolucionaria a la gente por medio de intensificar la educación en las tradiciones revolucionarias y hace avanzar a la victoria la empresa revolucionaria según la ideología y voluntad del líder por medio de movilizar a lo máximo el entusiasmo y la inteligencia de las masas en la revolución y la construcción.

    Luego, gracias al sucesor del líder se defienden generación tras generación la cohesión ideo-política y la pureza de las filas revolucionarias preparadas por el líder.

    La cohesión ideo-política y la pureza es la garantía decisiva de todas las victorias.

    Sólo defendiéndolas generación tras generación a base de la ideología del líder y con éste en el centro, podrán consolidarlas como poderosas fuerzas políticas, y mediante el fortalecimiento de su papel defender las hazañas del líder y realizar con brillantez su proyecto y voluntad.

    De esta manera, el sucesor del líder consolida y desarrolla al partido como partido eterno del líder y hace avanzar con victoria la empresa revolucionaria por medio de aglutinar a las masas populares en torno al partido.

    Así la empresa revolucionaria forjada por el líder se hereda y se completa generación tras generación por su sucesor.