Cooperativización agrícola

La cooperativización agrícola de la RPDC se llevó a buen término en 4 o 5 años después de la guerra gracias a la original y sabia dirección de Kim Il Sung.
La teoría anterior de la clase obrera escribe que es posible realizarse la cooperativización agrícola sólo después de la industrialización socialista partiendo del principio de que cambian y se desarrollan las relaciones de producción gracias al desarrollo de las fuerzas productivas. Por ende, la Unión Soviética y otros países socialistas precedieron la industrialización a la reconstrucción técnica de la agricultura, sobre cuya base efectuaron la transformación socialista de la economía rural, lo cual fue reconocido como la fórmula en muchos países.

Kim Il Sung partió del principio fundamental de la idea Juche de que el hombre es dueño de todo y lo determina todo, subrayando que lo principal en realizar la cooperativización agrícola no residía en si estuviera equipada la economía rural por la técnica moderna, sino en si la cooperativización agrícola se presentara como exigencia vital de los campesinos mismos y si estuvieran preparadas las fuerzas capaces de encargársela. Ya en el período de la Guerra de Liberación de la Patria presentó una original idea de que si los campesinos exigían, podría realizarse la cooperativización agrícola aunque no se llevó a cabo la industrialización ni contaba con máquinas agrícolas modernas como tractor.

Después de la guerra provocada por el imperialismo norteamericano en Corea la cooperativización agrícola se presentaba como exigencia vital de los campesinos, dueños de la agricultura.

Debido a la guerra de tres años se arrasó la base material y técnica de la economía rural y fue lamentable la situación de los campesinos. Sin acabar con la economía privada campesina no era posible desarrollar las fuerzas productivas agrícolas ni mejorar el nivel de la vida de los campesinos empobrecidos.

A la sazón, las fuerzas revolucionarias capaces de encargarse de la cooperativización agrícola estaban preparadas suficientemente mientras las fuerzas opositoras estaban muy débiles.

Percatándose hondamente de todo esto, Kim Il Sung presentó en agosto de 1953 la orientación de realizar la cooperativización agrícola y condujo sabiamente la lucha del pueblo coreano por su efectuación.

Para llevarla a buen término presentó unos principios: dejar a los campesinos a su voluntad para afiliarse a la cooperativa; consolidar la unión con los campesinos medios apoyándose en los pobres y restringir a los ricos transformándolos paulatinamente; intensificar la orientación del Partido y la ayuda del Estado al movimiento de la cooperativización agrícola.

Estableció la etapa experimental organizando unas cooperativas agrícolas en cada distrito con los campesinos pobres y los vanguardias rurales para después desarrollar a la etapa masiva. Además, desde los primeros días del movimiento de la cooperativización definió las tres formas de la economía cooperativa para que los campesinos mismos escogieran la forma conforme a la realidad concreta que vivían.

Kim Il Sung hizo que al principio establecieran el tamaño de las cooperativas agrícolas de unas 15 ó 20 familias en conformidad con la capacidad administrativa de los dirigentes y con la conciencia ideológica de los campesinos y aumentaran paulatinamente con 40 ó 100 familias según el desarrollo de las condiciones.

Gracias a la sabia dirección de Kim Il Sung se manifestó la superioridad de las cooperativas agrícolas organizadas a guisa de ensayo, lo cual posibilitó a los campesinos alistarse voluntariamente a la cooperativa. De ahí que en la RPDC la cooperativización agrícola se llevó a buen término en agosto de 1958 a nivel nacional.