Producción en el sistema socialista

Texto escrito por Kim Il Sung en el cual explica como es la producción en el sistema socialista:

En estos días entre algunos economistas circula la “teoría” de que en la sociedad socialista aumenta sin cesar la economía, pero llegada a cierta etapa de desarrollo, su ritmo no pasa del 4 al 5 ó del 6 al 7 por ciento anual. Se dice que en la actualidad, entre los trabajadores dirigentes de nuestros organismos económicos del Estado, también hay quienes parlotean que este ritmo ya sería alto si lográramos aumentar cada año la producción industrial aunque sólo fuera en un 6-7 por ciento, siendo así que en los países capitalistas la producción apenas alcanza un crecimiento del 2 al 3 por ciento anual.

Ellos toman como argumento de tal planteamiento el hecho de que en el período de la reconstrucción las reservas de aumento de la producción merman en comparación con el de la restauración, y que por eso,disminuye la posibilidad de aumentar más la producción a medida que se desarrolla la economía y se agranda su tamaño: Dicho en otra forma, cuanto más se desarrolla la industria, tanto más disminuyen gradualmente las reservas y desciende el ritmo de crecimiento de la producción. Dicen que también en nuestro país existían muchas reservas en el período de la restauración de postguerra, pero que hoy, cuando ya se han echado los cimientos de la industrialización socialista y entramos en el período de la reconstrucción técnica total de la economía nacional, no se puede aumentar continuamente y a gran velocidad la producción debido a la escasez de reservas.

Los que piensan así son personas que no se dan cuenta de la verdadera superioridad del sistema económico socialista o no quieren verla.

La sociedad socialista tiene posibilidades ilimitadas que permiten desarrollar sin cesar la economía a una velocidad tan alta que ni siquiera se puede imaginar en la sociedad capitalista, y estas posibilidades se agrandan más a medida que avanza la construcción socialista y se consolida la base económica.

Además, las relaciones socialistas de producción abren un ancho camino para el desarrollo continuo de las fuerzas productivas, y el Estado socialista, aprovechando esta posibilidad, puede hacer progresar la técnica en forma planificada y con rapidez. Sustituir las viejas técnicas por las nuevas y éstas por otras más nuevas, mecanizar el trabajo manual, convertir sin cesar la mecanización en semiautomatización y ésta en automatización, es un proceso legítimo de la construcción del socialismo y el comunismo. Es una verdad evidente que en la sociedad socialista la productividad del trabajo aumenta sin conocer fin y la producción se desarrolla a gran velocidad, a medida que progresa con rapidez la técnica.