Derecho a elegir y ser elegido

Es el más importante de los derechos humanos y constituye una forma importante de ejercicio del Poder estatal.

Este derecho del hombre se decide mayormente por cómo cada Estado asegura a sus ciudadanos el derecho a elegir y ser elegido.

Es la obligación de todo Estado asegurar por ley a sus ciudadanos participar libremente en las elecciones sin ninguna limitación ni ninguna condición previa  y manifestar así su voluntad. Desde luego, los privados de este derecho según la decisión del tribunal o algunos  enfermos mentales se excluyen generalmente de esto, lo que reconocen muchos países.

En la RPDC todos los ciudadanos ejercen el derecho a elegir y ser elegido independientemente de su sexo, nacionalidad, profesión, plazo de residencia, propiedad, instrucción, pertenencia a partidos, criterio político y creencia religiosa. Este derecho está garantizado por el Artículo 66 de la Constitución Socialista, la Ley Electoral de diputados a asambleas populares a todos los niveles y otras leyes y reglamentaciones.

La elección de diputados a asambleas populares a todos los niveles se realiza por el método de votación secreta, general, igualitaria y directa. Todos los ciudadanos que han llegado a la edad definida pueden ejercer este derecho sin ninguna limitación, participar en la elección con igual derecho y ser elegidos como diputados a los órganos del Poder. Todos votan directamente con su propia mano según su libre voluntad, y su secreto se garantiza tanto en el tiempo de la votación como después de ella.

Cuando se efectúa la elección de los órganos del Poder estatal todo el territorio del país se divide en circunscripciones electorales por igual proporción de habitantes, y cada una de ellas está llamada a elegir un diputado .Para organizar y realizar la elección de diputados a asambleas populares a todos los niveles se crean comisiones electorales estatales con calidad provisional y cada vez que se efectúa la elección se prepara y se pone en publicidad la lista de electores por unidad de cada subcircunscripción (o circunscripción).

Los candidatos a diputados son nominados directamente por electores o conjunta o separadamente por partidos y organizaciones sociales. El resultado de la elección de los diputados a la Asamblea Popular Suprema y las asambleas populares de provincia (o ciudad directamente subordinada al centro), ciudad (o municipio) y distrito lo hacen público las respectivas comisiones electorales.

Ahora en la RPDC el 100 por ciento de electores votan a favor de los 90 candidatos nominados, fenómeno que es muy ordinario desde hace ya mucho tiempo. Esta votación absoluta está relacionada mucho con el hecho de que los electores nominan como candidatos a obreros, campesinos, intelectuales y otros trabajadores que luchan fervientemente en favor de los derechos y beneficios de ellos mismos.

En la RPDC también los que cumplen el servicio militar tienen y ejercen el derecho a elegir y ser elegidos. Nadie se ve limitado en cuanto a la elección, con excepción de los privados por el tribunal del derecho a elegir y algunos enfermos mentales.