País libre de impuestos.

Inmediatamente después de la liberación nacional la RPDC adoptó leyes de beneficios populares en cuanto a la aplicación de los impuestos unitarios.

Posteriormente, tomó de manera sistemática medidas legislativas para reducir los impuestos. Cuando la construcción del socialismo se encontraba en su plena fase abolió totalmente el impuesto agrícola en especies, acontecimiento de relevancia histórica.

Logrado el predominio único de las relaciones socialistas de producción, la RPDC estaba en condiciones de cubrir con los ingresos de las empresas estatales y las cooperativas la necesidad financiera que suponían la construcción económica y cultural, la vida de la población y la gestión del Estado. Ya era el momento de poner el punto final al régimen tributario,herencia de la vieja sociedad.

Así se promulgó el 21 de marzo de 1974 la ley “Sobre la abolición total del sistema de impuestos”, la cual liberó por completo a los obreros y oficinistas de los pocos impuestos que les gravaban. El entonces Consejo de Administración lanzó el 30 de marzo del mismo año una resolución que propiciaría la aplicación de la referida ley.

Esas medidas garantizaron la realización exitosa de la tarea histórica de convertir a la RPDC en el primer país sin impuestos y liberar totalmente a su población de los tributos obligatorios.