Libertad de palabra y prensa

Esta libertad es un elemento indispensable de la democracia y uno de los derechos políticos importantes e implica el derecho a estudiar todas las informaciones, expresar, y transmitir libremente todos sus pensamientos y opiniones independientemente de método verbal o escrito, del medio de impresión, de la radio, televisión, película, medio electrónico, música o gráfica.

En la RPDC existen más de 480 periódicos publicados por los organismos centrales y locales, las fábricas, empresas y las instituciones de educación superior, cientos de revistas que sacan a luz decenas de organismos de prensa y varios canales de televisión y radiodifusión.

Todos los ciudadanos disfrutan del derecho de expresar libremente sus opiniones y voluntad en dondequiera y a través de los periódicos, revistas, libros y otras publicaciones y de la televisión y radio.

Les está asegurado por ley (Constitución y leyes relativas al derecho de la propiedad intelectual) el derecho a realizar libremente la actividad de redacción y creación, así como por la ley de presentar la queja y la petición, el derecho a plantear su opinión por mejorar el trabajo de los organismos estatales, empresas, entidades y sus funcionarios.

Para el ciudadano presentar su queja y petición a partir de su voluntad y exigencia es un derecho legítimo como el dueño del Estado. Mientras tenga una prueba o razón justas, el ciudadano puede presentar su queja o petición a los organismos, las empresas, las entidades y los funcionarios particulares, hasta al Poder Supremo, así como en nombre de los organismos, las empresas y entidades.

En la RPDC la queja y petición son voces de las masas populares, el reflejo de sus pensamientos y, por tanto, su reconocimiento y solución constituyen  un trabajo importante por defender la exigencia y los intereses de ellas.

Gracias a las leyes relativas a la información los ciudadanos tienen asegurados suficientemente los derechos a recibir informaciones, a elaborarlas y retratarlas y a transmitirlas.

La RPDC procura elevar la calidad de las publicaciones y desarrollar la cultura de edición mediante la modernización de sus medios y tecnología, y desarrollar con rapidez la industria informática para que todos los ciudadanos puedan conseguir rápida y exactamente y utilizar cómodamente todas las informaciones y transmitir libremente sus pensamientos y opiniones con medios modernos.

En virtud de la política y el esfuerzo del Gobierno de la RPDC que da importancia al desarrollo de la ciencia y técnica, en el futuro se lograrán mayores progresos en cuanto al disfrute de la libertad de la palabra y la prensa por parte del pueblo.

En la RPDC están prohibidas estrictamente todas las propagandas a favor de las guerras agresivas, discriminaciones y violencias, las que exhortan y fomentan el odio nacional, racial y religioso y así que amenazan y dañan la seguridad estatal y el orden social. Estos actos están prohibidos también según los Artículos 19 y 20 del Convenio Internacional sobre los Derechos Cívicos y Políticos.