Defensa del socialismo

Defender con firmeza la causa del socialismo y llevarla adelante victoriosamente, se presenta hoy como un problema de suma importancia relacionado con el destino de la humanidad.

Durante largo tiempo, las masas populares anhelaban vivir en una nueva sociedad independiente, libre de explotación y opresión, y han venido desplegando una penosa lucha para verla realizada. En este transcurso se creó el marxismo, doctrina del socialismo y del comunismo, y tomándola por guía, se condujo al triunfo la Revolución Socialista de Octubre.

Posteriormente, el socialismo se extendió a escala mundial y los países socialistas alcanzaron, en un corto espacio de tiempo, trascendentales progresos socio-económicos, que ni en cientos de años habrían podido obtenerse bajo el capitalismo. Este proceso de desarrollo de la historia mostró que es justo el ideal del socialismo y que éste posee una superioridad incomparable con respecto al capitalismo.

La socialista es una sociedad cuyas dueñas son las masas populares y que progresa en virtud de las fuerzas creadoras de éstas, cohesionadas y unidas como un solo hombre. Su esencia, que la distingue de todas las explotadoras, y la fuerza motriz que la impulsa adelante, radican precisamente en el hecho de que las masas populares, unidas por lazos camaraderiles se esfuerzan con alta conciencia y capacidad en calidad de protagonistas.

Por eso, la vía principal para impulsar con éxito la construcción del socialismo, consiste en fortalecer el sujeto de la revolución, educando al pueblo de manera comunista y aglutinándolo en torno al partido, mediante la transformación prioritaria de los seres humanos, y elevar su papel poniendo en pleno juego su fervor revolucionario y su capacidad creadora. No puede haber otro remedio capaz de impulsar la edificación del socialismo.

Extracto del articulo de Kim Jong IlLecciones históricas de la construcción socialista y la linea general de nuestro Partido