Mantengamos la independencia.

Defender la independencia en las actividades partidistas y estatales representa la política más acertada de acuerdo con los requerimientos de la época actual.
Hemos aprendido, desde luego, teorías y métodos de la lucha de los antecesores revolucionarios, como Marx y Lenin. Mas, no podemos seguir aplicándolos por siempre, de manera dogmática. Con el decursar del tiempo se transforman el carácter de la época, las circunstancias sociales y el blanco de la revolución. Como este cambia, habrán de variar también el carácter de la revolución y sus teorías y métodos.

Marx pronosticó que la revolución se produciría de forma sucesiva en los países capitalistas desarrollados y de ese modo alcanzaría el triunfo a escala mundial. Y creyó que si la revolución se desencadenaba en esos países, el movimiento de liberación nacional en las colonias vencería por sí solo. Sin embargo, la historia no ha avanzado como él predijo. Como muestra esta, la revolución no se desencadenó de modo continuo en los países capitalistas desarrollados, sino que estalló primero en naciones atrasadas.

El mérito de Lenin está en haber logrado que la revolución triunfara en un país capitalista atrasado como lo era Rusia. La revolución rusa, llevada a cabo bajo su dirección, hizo un gran aporte al desarrollo de la revolución mundial. Su victoria inspiró a las naciones oprimidas y a los pueblos de los países atrasados del mundo la convicción de que si libraban la lucha revolucionaria, podían salir victoriosos.

Pero los hechos históricos nos enseñan que la revolución no vence solo por el método de Lenin. Es imposible que todos los países la lleven a cabo únicamente con el aplicado por él en sus actividades revolucionarias. La revolución no se exporta ni se importa. Todos los  roblemas que surjan en la lucha revolucionaria hay que resolverlos apoyándose en las fuerzas del propio pueblo y conforme a las realidades del país. Estamos en la época de la  ndependencia.

El problema más importante que enfrentan hoy los pueblos que han conseguido la  independencia nacional es el de cómo consolidar la independencia política y mantener la soberanía.  La independencia es la vida del país, de la nación. Todo país posee el derecho a su soberanía desde el mismo día en que comenzó a existir como tal. Quien no lo tiene no puede considerarse independiente en el verdadero sentido de la palabra.