Antecedentes de la guerra de Corea

Acerca del “plan de protectorado” presentado por los Estados Unidos durante la Conferencia de Yalta, Stalin dijo que no creía necesario un gobierno tutelar, ya que la misma nación coreana podía instaurar un gobierno acorde con sus intereses En la Asamblea General de la ONU celebrada el 4 de noviembre de 1947, el representante de Filipinas, Romler, señaló que “él confiaba en que el pueblo coreano resolvería sus problemas en un ambiente de libertad si no hubiera injerencia extranjera”.

Con todo, los Estados Unidos trató de obstaculizar desde el principio la independencia de Corea, pues quería lograr el dominio sobre toda la Península, que era la clave estratégica para su futura política en el Extremo Oriente.

Para ser sincero …, Corea es un campo de confrontación ideológica donde se decide el éxito o el fracaso de los Estados Unidos en Asia. En otras palabras, es un lugar propicio para el experimento donde, desafiando al decadente feudalismo, bien puede instaurarse la democracia, o puede prevalecer el comunismo.” (Memorias de Truman, Tomo I, 1955, p. 224.)

Wedemeyer, quien en 1947 recorrió a Corea del Sur en calidad de enviado especial del presidente norteamericano, presentó ante éste un informe especial el 19 de septiembre de ese mismo año, en el cual expresaba: “Si fracasan las labores del Comité Conjunto de la URSS y los EE.UU. hay que tratar de resolver el problema de Corea en el encuentro de las cuatro potencias; si en éste no se resuelve, debemos llevar el asunto a la Asamblea General de la ONU. Si esta medida fracasa igual que las otras, los Estados Unidos tienen que decidir por sí solo el futuro de Corea. En todo caso, no debemos renunciar a Corea.”

Estos “consejos” fueron seguidos por los Estados Unidos para iniciar sus acciones y la ONU coadyuvó al éxito del plan norteamericano sometiendo a debate el problema de Corea, sin previa consulta con la parte interesada.