Un dolor en el cuello

Un amplio espectro de surcoreanos expresan su oposición al ejercicio militar conjunto programado entre Corea del Sur y Estados Unidos en agosto.

“Detened el ejercicio militar conjunto que perjudica la estabilidad de la nación y la paz de la península de Corea”, afirmó la Sede de Jóvenes y Estudiantes del Comité del Lado Sur para la Implementación de la Declaración Conjunta del 15 de junio.

En una conferencia de prensa, una organización civil exigió el desmantelamiento de la alianza subordinada entre Corea del Sur y Estados Unidos y la interrupción de la maniobra militar contra la misma nación. Exigió enérgicamente que se detuviera el ejercicio militar conjunto programado entre Corea del Sur y Estados Unidos en agosto.

Las páginas de inicio de Internet de Corea del Sur incluyen estos artículos:

“La reanudación del ejercicio militar conjunto llevaría la situación de la península de Corea a una fase incontrolable, el ejercicio militar conjunto impulsa la situación en la península de Corea al umbral de la explosión, el juego militar programado en agosto evaporaría la última oportunidad para reparar los lazos intercoreanos, es inútil llevar a cabo el juego militar en la situación de crisis del Covid-19 y detener el ensayo militar conjunto que agrava la situación, arruina la paz y congela las relaciones intercoreanas.”

Si se lleva a cabo el ejercicio militar, la situación de la península de Corea se congelaría nuevamente, y todos los esfuerzos para reanudar los diálogos entre la RPDC y los Estados Unidos e intercoreanos fracasarían, comentaron los analistas.