Ira reprimida contra Japón.

Japón marcó el islote de Dok como su territorio en la página de inicio del comité organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Tiene el descaro de justificar su reclamo diciendo que Takeshima es un territorio de Japón desde el punto de vista de los hechos históricos y el derecho internacional, y que tomaría una actitud fría e intrépida. Es una manifestación de la perversa intención de Japón de hacer un uso ilícito de los Juegos Olímpicos por su ambición de apoderarse del islote Dok.

Muestra que la intención de agresión de Japón se mantiene sin cambios. Desde el punto de vista de la historia, la geografía y el derecho internacional, el islote Dok es un territorio inviolable de Corea. Un antiguo documento japonés registró que el islote pertenece a Corea. El reconocimiento público es alto en Japón.

Es el colmo de la naturaleza desvergonzada que Japón reclame persistentemente el dominio sobre el islote Dok. Organizaciones civiles y amplios segmentos de surcoreanos denuncian enérgicamente el reclamo de Japón sobre el islote Dok. El reclamo de Japón es poco menos que la declaración de una guerra contra Corea,

Corea del Sur debería frustrar el movimiento de Japón en la etapa germinal, afirmaron. Están lanzando una petición de ausencia de los Juegos Olímpicos de Tokio. Los estudiantes y la Federación Progresista de Estudiantes Universitarios realizaron una manifestación frente a la embajada japonesa en Seúl para quemar la bandera del sol naciente.

Los surcoreanos nunca tolerarán la insaciable ambición de Japón de apoderarse del islote Dok y la frustrarán resueltamente.