Representación en conmemoración al 8 de febrero en medio del fuego.

Tuvo lugar el día 7 de febrero de 1951 en un pequeño túnel subterráneo, donde estaba el Secretariado del Consejo de Ministros, una solemne representación artística de los artistas en saludo al tercero aniversario de la fundación al Ejército Popular de Corea.

Aquel día, el gran Líder estuvo muy satisfecho al recibir el informe de que se había preparado una representación artística con motivo del día histórico, cuando se había publicado a todo el mundo el nacimiento de las fuerzas armadas revolucionarias regulares, llamó a todos los artistas y vio en persona la representación.

El gran Líder elogió una y otra vez a los artistas que habían preparado una representación de carácter revolucionario y combativo en medio de las condiciones desfavorables de la guerra, y estuvo muy alegre diciendo que la representación de aquel día dio la convicción en la victoria y la gran fuerza al ejército y el pueblo coreano.

Prosiguió que, aunque en aquel momento los aviones yanquis volaban frenéticamente, la representación artística en el túnel fue muy exitosa. Dijo que era un gran éxito crear y representar el drama pese a las condiciones desfavorables de la guerra y que el pueblo coreano tenía una fuerza de derrotar al imperialismo yanqui y levantar un país próspero. Y expresó una gran satisfacción de que la representación había demostrado bien el ímpetu indomable del pueblo coreano que luchaba.

Prosiguió que la representación artística conmemorativa de aquella noche fue exitosa en todos los aspectos e indicó que se debía representar muchas veces ante el pueblo y los combatientes del Ejército Popular, para así infundirles la confianza más firme en la victoria.

La representación artística en conmemoración al tercero aniversario del nacimiento de las fuerzas armadas revolucionarias regulares de Juche que tuvo lugar bajo la asistencia del gran Líder en un día de la guerra cruel fue una representación artística en saludo a la victoria en la guerra efectuada con todo corazón del ejército y del pueblo que confiaban en la victoria contando con el genial comandante invencible de acero.