Buena tierra

No se puede imaginar la flor hermosa que despide un perfume al margen de la tierra buena y los rayos solares apacibles.
Hoy día, las mujeres coreanas llevan una vida digna y valiosa en medio del amor y respeto despidiendo el perfume de la flor del país, la sociedad y la familia.
Las mujeres coreanas ejercen los derechos iguales que los hombres en el Estado y la sociedad gracias a la Constitución Socialista. Las mujeres toman parte libre en las actividades estatales y sociales y muchas mujeres trabajan orgullosamente como diputadas a la Asamblea Popular Suprema de la República y de la asamblea popular de la provincia, la ciudad y el distrito, las funcionarias de las unidades, las científicas, las artistas y las deportistas famosas. Todas las mujeres ejercen los derechos al trabajo y el descanso y reciben el pago del trabajo igual que los hombres.

Las mujeres coreanas reciben ocho meses de licencia de maternidad y reciben las provisiones y el sueldo igual que en el tiempo laboral. La jornada laboral de las mujeres que tienen más tres niños es seis horas y cobran el sueldo equivalente al trabajo de ocho horas. Usan el tiempo de lactancia durante la jornada laboral.

En virtud de la ley estatal de que el Estado y las organizaciones cooperativas sociales deben encargarse del cuidado nutritivo de los niños, se levantaron centros de abastecimiento de los para las casa-cuna y el jardín infantil en cada ciudad, distrito y barrio, y en los comités populares de la provincia, la ciudad y el distrito hay funcionarios encargados de la crianza, la educación y la enseñanza a los niños y los escolares.

Se suministran a los escolares los artículos y los uniformes escolares de precio barato, y se florecen sus talentos en las escuelas, los palacios de escolares y niños y las casas infantiles que se levantaron en los lugares soleados.

Se suministran a las mujeres los empleos especialmente seguros, higiénico-culturales y ligeros, y las tiendas, las tiendas de venta directa y los establecimientos de servicio público realizan los servicios amables para las mujeres. Se ha establecido el ambiente de respetar y amar a las mujeres en toda la sociedad.

Gracias al Partido del Trabajo de Corea y el Estado que ofrecen muchos beneficios instituyendo y aplicando invariablemente las leyes, tales como la Constitución Socialista, la ley de la crianza y la educación de los niños, la ley de la salud pública, la ley de la enseñanza socialista y la ley de aseguramiento de los derechos de las mujeres, las coreanas se florecen como flores del país, la sociedad y la familia.

El PTC y el Estado son la tierra fértil y buena y los rayos solares apacibles que atienden y cuidan de las mujeres para que estén en plena floración como flores fragantes y hermosas.