Renovación de la producción agrícola.

El exitoso impulso de las revoluciones ideológica y cultural en el campo cambió de manera trascendental los rasgos espirituales de nuestros agricultores y supuso un gran desarrollo en su vida cultural.

Ellos se han formado hoy como protagonistas fidedignos del sector agrícola socialista que, armados con la idea Juche, la idea Songun, y unidos estrechamente en torno al Partido y el líder, se entregan en cuerpo y alma para materializar la política del Partido acerca de la agricultura.

La región rural ha elevado notablemente su nivel cultural y técnico, las aldeas se han convertido en poblados modernos de carácter socialista y, como resultado, han disminuido considerablemente las diferencias entre la ciudad y el campo en cuanto a la vida cultural.

Con el vigoroso avance de la revolución técnica fueron introducidos la irrigación, la electricidad, las maquinarias y los productos químicos en la economía rural, se han dado pasos gigantes de avance en la tarea de acondicionar todas las tierras laborables del país como tierras dignas del socialismo, así como se han consolidado las bases material y técnica del sector agrícola.

Los cambios históricos producidos en el campo de nuestro país comprueban claramente la justeza y vitalidad de la Tesis rural socialista del gran Líder. Gracias a su gran e inmortal programa nuestro pueblo ha podido dar un brillante ejemplo en la construcción rural socialista.

La Tesis es la gran bandera de la construcción del campo socialista que nuestro Partido debe enarbolar invariablemente.

Nos corresponde materializar cabalmente las tareas presentadas en ella, para de esta forma lograr un nuevo auge en la construcción rural del nuevo siglo y solucionar
definitivamente el problema en esas áreas del país. Es necesario impulsar vigorosamente las revoluciones ideológica, técnica y cultural en las zonas rurales.

Extracto de “Renovemos la producción agrícola con la bandera de la tesis rural socialista en alto” de Kim Jong Un.