La demanda del pueblo debe ser la norma de la calificación del producto

Una vez, el Máximo Dirigente Kim Jong Un se dirigió a una empresa situada al lado norte del país.
Cuando dirigía el vistazo a cada uno de los productos al entrar a la exhibición de productos de la empresa, dio instrucciones valiosas sobre la norma de la calificación del producto.

El Máximo Dirigente dijo que, en los días pasados, se necesitaban mucha cantidad de mano de obra, materiales y la hora para fabricar tal producto. Y elogió altamente que era una gran innovación técnica, porque producía en gran escala con poco trabajo ahorrando los materiales en el tiempo actual.

De repente, preguntó cómo era en realidad la opinión de los usuarios.

Entonces, los funcionarios le respondieron que a los usuarios les gustaba usarlos y añadieron el hecho de que un funcionario de una unidad se había quedado muy impresionado al ver el producto de su empresa.

Al oír sus respuestas, el Máximo Dirigente dijo que le parecía también era bueno y evaluó otra vez que, si a los usuarios les gustaba, significaba que el producto era bueno.

En aquella evaluación, los usuarios eran precisamente la población.

Fue el propósito del Máximo Dirigente de que, la demanda de la población que va a usar los productos debe ser la norma de la calificación del producto y si a la población le gusta, el producto se califica como bueno, pero en el caso contrario, no se puede ser el producto bueno en cualquier caso.