Mensaje de KIM JONG UN a la Academia de Ciencias Sociales (II)

Gracias a su sabia dirección y solícita atención, la Academia de Ciencias Sociales ha emergido como digna institución de ideologías y teorías de nuestro Partido y como centro de la investigación integral.

En cada fase y período de desarrollo de nuestra revolución, la Academia defendió cabalmente el pensamiento y la autoridad de los Líderes y del Partido en respuesta a la política de este último y enriqueció el acervo espiritual y cultural de la nación con los valiosos logros en la investigación, contribuyendo al desarrollo de la ideología y teorías del Partido y el cumplimiento de la causa revolucionaria del Juche.

Los científicos de la Academia evidenciaron y difundieron ampliamente la grandeza y las perennes proezas de los tres Generales del monte Paektu y la originalidad, justeza y vitalidad del kimilsungismo-kimjongilismo, redactaron una gran variedad de libros teóricos y diccionarios de valor patrimonial, tradujeron y editaron intachablemente los clásicos de la nación, así como descubrieron, identificaron y recuperaron inestimables objetos y otros vestigios históricos, con lo cual situaron nuestras ciencias sociales en una altura digna de la envidia del mundo y destacaron la superioridad de la historia y cultura nacionales.

La gloriosa historia de la Academia y los logros en las ciencias sociales llevan impregnados la ardiente lealtad y los abnegados esfuerzos de nuestros científicos fieles sin límites al Partido y al líder para la prosperidad de la patria y el progreso de las ciencias sociales del país.

Extiendo mis más cordiales felicitaciones y sincero agradecimiento a los científicos y funcionarios de la Academia y todos los demás especialistas en las ciencias sociales del país quienes, conscientes de su gran responsabilidad y misión para el Partido, la revolución, la patria y el pueblo, se han consagrado con toda su inteligencia y pasión al desarrollo de las ciencias sociales y la causa revolucionaria jucheana.

Hoy nuestra obra revolucionaria ha entrado en una nueva fase histórica destinada a enaltecer como eternos Líderes a Kim Il Sung y Kim Jong Il e identificar plenamente a toda la sociedad con el kimilsungismo-kimjongilismo.

Identificarla con esta doctrina es el programa supremo de nuestro Partido y la bandera para su eterna victoria. Nos corresponde preparar a todos los miembros de la sociedad como inflexibles kimilsungista-kimjongilistas, desarrollar todos los renglones de la vida social según las exigencias del kimilsungismo-kimjongilismo y hacer de nuestra patria una potencia y un estado socialista altamente civilizado que realiza plenamente el ideal y el deseo del pueblo. Esta es la más noble e importante tarea revolucionaria que hoy asumen nuestro Partido y pueblo, continuadores de la obra del gran Líder y del gran General.