Mensaje de KIM JONG UN a la Academia de Ciencias Sociales (III)

Para lograr la causa de la identificación de toda la sociedad con el kimilsungismo-kimjongilismo, los científicos tienen la honrosa responsabilidad de cumplir el papel de precursores y orientadores.

Las tareas esenciales que el sector de las ciencias sociales enfrenta actualmente son seguir haciendo válidas las imperecederas proezas realizadas por los Líderes para la causa jucheana y hallarles soluciones satisfactorias a los problemas teóricos y prácticos que surgen en la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero, como un significativo aporte a la obra de la identificación de toda la sociedad con el kimilsungismo-kimjongilismo.

Para lograr que nuestras ciencias sociales contribuyan sustancialmente a la edificación de una potencia como armas eficientes de la práctica revolucionaria, es necesario producir nuevos cambios trascendentales en sus investigaciones.

Nuestras ciencias sociales mantendrán al pie de la letra su carácter revolucionario y sus orgullosas tradiciones como ciencias kimilsungista-kimjongilistas.

Este es el principio básico y el rumbo general que debemos tomar permanentemente en la construcción de las ciencias sociales jucheanas.

Materializar cabalmente la ideología y dirección del Partido y el líder es una vía que permite a las ciencias sociales contribuir verdaderamente a la lucha revolucionaria y el desarrollo social consagrados a allanar el destino de las masas. Materializarlas constituye la garantía fundamental y el sustento para el desarrollo de las ciencias sociales revolucionarias.

Con el progreso de la época y el desarrollo de la revolución se diversifican los objetos de estudio de las ciencias sociales y se estudian y aplican nuevos métodos de investigación, pero las nuestras deben mantener invariablemente su carácter revolucionario. A nuestros científicos les atañe resolver todos problemas que tropiezan en la investigación tomando como única guía el kimilsungismo-kimjongilismo y lograr que todas sus actividades de investigación sirvan para materializar los proyectos y propósitos del Partido y el líder y aporten a la práctica revolucionaria. Se empeñarán para que jamás se cuele ninguna idea nociva como la burguesa ni elemento extraño en todo el proceso de la investigación científica encaminada a explicar y demostrar la justeza y vitalidad de las ideas, lineamientos y políticas del Partido o solucionar cuestiones que encaran en la práctica revolucionaria.

Hace falta mantener con firmeza nuestra propia metodología en la estructuración de las ciencias sociales, combinar la teoría con la práctica revolucionaria y atenernos estrictamente al principio del historicismo.

Estos tres elementos devienen la vía más correcta para el desarrollo de las ciencias sociales sobre la base de la idea Juche y una demanda de principios que asegura el éxito en la investigación de dichas ciencias.