Sobre el esfuerzo maternal.

Las que ayudan a crecer a miles de hijos en la RPDC son, habitualmente, las madres y quien les atendió y dirigió fué el Gran Líder Kim Il Sung.

En la I Conferencia de Madres, el Gran Líder dio enseñanzas significativas que lo que aprende de madre en la infancia es inolvidable durante toda la vida, lo que recordamos nosotros es la palabra de madre, el ejemplo de madre, la imagen de la madre da una influencia importante en formar la personalidad y el hábito de las personas, y que desde la antigüedad los hombres buenos recibieron buena educación de su madre desde pequeño.

Era el Gran Líder quien presentó atención a reducir las cargas domésticas adivinando su sufrimiento no conocido y su esfuerzo y siempre prestaba atención a las mujeres para que sean un ejemplo excelente de los hijos, siendo miembros dignos de la sociedad.

Las buenas madres crecen a los buenos hijos y un gran maestro está detrás de una buena madre.

El Gran Líder dedicó todo su esfuerzo y atención para que las madres llevaran una vida digna al concientizar profundamente de la honrosa misión ante la época y la revolución.