Optimista sin igual

Era el período de pruebas muy severas cuando el comandante Kim Il Sung emprendió el camino de regreso al terminar con éxito la primera expedición al norte de Manchuria (China) que se efectuó de octubre de 1934 a febrero de 1935.
Zhu Baozhong, que era comandante chino del ejército aliado antijaponés del norte de Manchuria, se preocupó por la seguridad personal de Kim Il Sung, diciéndole: Según los datos recibidos los enemigos intentan con frenesí dar con las huellas de la guerrilla de Kim Il Sung. Francamente dicho, me preocupo por su seguridad personal.

Viéndolo intranquilo, Kim Il Sung le dijo: Gracias. No se preocupe, porque esta vez también la ventisca de Laoyeling (China) nos protegerá. Nos salvaremos sea lo que sea.

Zhu Baozhong admiró: El está tranquilo a pesar de la situación pésima. ¡Qué optimista es el comandante Kim!