Fundación de la Asociación para la Restauración de la Patria.

El Presidente Kim Il Sung escribió en sus memorias “En el Transcurso del Siglo” lo siguiente:

El nacimiento de la ARP en la ladera norte del monte Paektu, en mayo de 1936, fue un evento histórico que abrió una nueva coyuntura para el avance de la revolución coreana y dio luz a la aurora de la restauración de la Patria.”
El gran Líder, quien proyectaba crear una organización permanente del frente unido en Corea desde los primeros días de la lucha armada antijaponesa, declaró el día 5 de mayo de 1936 en la Conferencia de Donggang la fundación de la Asociación para la Restauración de la Patria.

En la Conferencia de Donggang que tuvo lugar de primero a 15 de mayo hubo el informe histórico del gran Líder “Extendemos y desarrollemos más el movimiento del frente unido nacional antijaponés para imprimir un nuevo auge a la revolución coreana en su conjunto” y se publicaron “el Programa de Diez Puntos de la ARP”, “la declaración inaugural de la ARP”, y “el Estatuto de la ARP”.

Como en el programa, el estatuto y la declaración inaugural de la ARP se determinaron el objetivo, las tareas de lucha y los principios de actividades de la ARP en reflejo del anhelo y la voluntad ardiente de toda la nación a la restauración de la patria, esta organización se formó como una poderosa organización del frente unido nacional que agrupaba a las amplias masas de todas las clases y capas que se oponían al imperialismo japonés.

La ARP incluía a amplias masas patrióticas de todas las clases y capas que anhelaban la restauración de la patria, incluso los obreros, campesinos, intelectuales, medianos y pequeños comerciantes y empresarios, religiosos y nacionalistas.

La fundación de la ARP constituyó un motivo histórico para que el pueblo coreano manifestara una vez más solemnemente su voluntad de librar con sus propias fuerzas y con mayor resolución, la lucha contra el imperialismo japonés, así como fue un hecho trascendental que propició un nuevo impulso a la revolución coreana en su conjunto, cuyo eje era la lucha armada antijaponesa.

La creación de la organización permanente del frente unido nacional antijaponés que fue la primera en la historia de la lucha de liberación nacional antijaponesa de Corea fue el noble resultado de las ideas y líneas sobre la independencia nacional y la gran unidad nacional del gran Líder y su destacada dirección.