Por el bienestar del pueblo.

El Secretario General Kim Jong Un está en sus intensos viajes de orientación por el bien de la población sin reparar en mal tiempo.

El 16 de julio de 2013 (Juche 102) llegó al Hospital Pediátrico Okryu en fase de construcción bajo una lluvia torrencial. Su vestido y zapatos quedaron totalmente mojados. Pero, siguió el camino fangoso del campo de construcción para cerciorarse de cómo marchaba la obra y resolvió los problemas que se presentaban en el funcionamiento y la administración del hospital.

A finales de septiembre del mismo año, el mandatario visitó los edificios de viviendas para educadores de la Universidad Kim Il Sung en vísperas de inaugurarse. Cuando recorría el interior de las casas, sugirió a sus acompañantes subir al lugar de descanso acondicionado en el piso 17.

Un funcionario le recomendó hacerlo en otra ocasión, porque el ascensor estaba puesto a prueba. Kim Jong Un le dijo que subiría a pie como un ejercicio.

Ese día hacía un calor sofocante y había mucha humedad en el edificio recién construido. Pero, él, puesto a la cabeza, ascendió pisando más de 200 escaleras.