Trabajo para el futuro

Esto ocurrió un día de octubre de 1982 (Juche 71), dos años después de la inauguración de la Casa de Maternidad de Pyongyang.

Mientras charlaba con unos funcionaros, el Dirigente Kim Jong Il preguntó a uno de ellos si se les daba miel a las parturientas ingresadas en la Casa de Maternidad.

El aludido le explicó sobre su suministro desde que se inauguró dicho establecimiento sanitario.

El Dirigente se mostró contento declarando que era algo muy bueno e hizo otra pregunta, esta vez sobre el modo de su suministro.

El funcionario le respondió que se les cobraba a un precio fijado por el Estado, que era insignificante.

-Eso es un error- sentenció el mandatario y añadió -Desde antaño, las parturientas de nuestro país consumen miel después de parir, porque es muy efectiva en su recuperación. Por eso el Partido hizo construir la Casa de Maternidad de Pyongyang y les envía la miel a las parturientas.

Y acentuó que nuestro Partido no escatima nada por el futuro de la revolución.

Hasta la fecha, se suministraron a la Casa de Maternidad de Pyongyang casi 170 toneladas de miel en 68 ocasiones.