El objetivo es servir al pueblo.

 El PTC ha apreciado siempre al pueblo como el cielo y cumplido con sinceridad su misión de responsabilizarse del destino y la vida de los habitantes aun en los tiempos severos.

El estilo de servir abnegadamente al pueblo se manifiesta en defender con firmeza el destino de la población y cuidar con responsabilidad su salud.

Para el PTC, la vida de cada habitante es lo más valioso. El Partido, el Estado y todas las cosas de este territorio existen cuando todo el pueblo esté sano y salvo. Esto es el firme credo del PTC.

Su estilo revolucionario se manifiesta también en conceder primacía a las demandas e intereses del pueblo tomándolos como absolutos. No hay otro caso más emergente que el dolor del pueblo, ni otra tarea revolucionaria más importante que eliminar sus sufrimientos.

Esta organización servidora al pueblo siempre presta atención a las opiniones de los habitantes y las refleja en sus líneas y políticas tomándolas como punto de partida de cada creación y construcción.

Será invariable el estilo revolucionario del PTC que lleva adelante por la senda de victoria la causa revolucionaria del Juche considerando al pueblo como mejor partidario, consejero y ayudante y apoyándose en las masas populares.