Jóvenes, héroes de la época

Los jóvenes coreanos manifiestan sin reserva la sabiduría y la valentía juvenil en la construcción socialista.

Entre sus creaciones monumentales está la Central Hidroeléctrica Jóvenes Héroes Paektusan levantada por su espíritu firme, lucha heroica y sabiduría creativa. Esta obra fue una gran campaña de geotransformación que requería superar las pésimas condiciones natural-geográficas, sin precedentes en la historia de la construcción de centrales hidroeléctricas. A pesar de durísimas pruebas y dificultades tales como el clima invernal donde azota el frío cortante de 30 grados bajo cero y las nevadas y la condición desfavorable del transporte, los jóvenes constructores levantaron las Centrales Hidroeléctricas Nos.1, 2 y 3 Jóvenes Héroes Paektusan.

Gracias a los jóvenes se registran incesantemente milagros e innovaciones en todos los rincones del país. Dedican su juventud preciosa en los puestos de defensa nacional para proteger fidedignamente el país y el pueblo. También llevan la delantera en desarrollar la ciencia de punta, cumplir anticipadamente el plan anual de la economía nacional y obtener abundante cosecha de cereales.

Entre ellos se activa cada día más la pasión de ofrecerse a trabajar en sectores importantes de la construcción socialista. Son ellos, precisamente, protagonistas y precursores en manifestar hermosas virtudes ayudándose mutuamente y promoviendo la armonía del colectivo.

Si compara con la flor el aspecto de los jóvenes coreanos, llenos de vigor y ánimo, su nutrimento está basado en el amor y la confianza en ellos del compañero Kim Jong Un.

El Secretario General definió la idea de apreciar a los jóvenes como eterno lineamiento estratégico del PTC, diciendo que solo cuando ellos son fuertes, se fortalecen el partido, el ejército y el Estado.

Luego de leer la carta de los jóvenes en enero de 2012 (Juche 101), les respondió de su puño y letra que gracias a sus vigorosos pasos se aproximaría aún más el mañana próspero. Durante su inspección a los puestos militares en agosto del mismo año envió el mensaje de congratulación a los participantes en el acto conmemorativo del Día de la Juventud (28 de agosto) y a todos los jóvenes del país. Cuando se efectuaba la II Conferencia Nacional de Jóvenes Precursores de Bellos Rasgos, tomó la foto conmemorativa junto con los participantes en reconocimiento de sus nobles comportamientos.

Central Hidroeléctrica Jóvenes Héroes Paektusan”, este nombre fue puesto también por el mandatario coreano. Este visitó varias veces la obra que estaba en construcción, ocasiones en que evaluó altamente las hazañas de los jóvenes y tomó la medida de transmitirlas eternamente construyendo de modo excelente la Exhibición Permanente de Méritos de Jóvenes Héroes Paektusan.

Su mensaje “Demuestren plenamente el poderío de la Unión de la Juventud Patriótica Socialista en el avance histórico hacia un nuevo triunfo de la revolución” enviado a la X Conferencia de la Unión de la Juventud en abril pasado, fue un documento programático que refleja su voluntad de registrar un nuevo auge del movimiento juvenil coreano. En el recado se refirió a haber presentado el CC del PTC las metas de desarrollo trascendental de la construcción socialista a nuestro estilo, confiando en la fuerte aspiración e inagotable fuerza de la juventud y señaló que la tarea principal de la Unión en la actualidad era convertir a todos los jóvenes en patriotas que defendieran con firmeza el socialismo y se abnegaran de lleno a la lucha de la construcción socialista.

El 30 de agosto pasado, cuando dio audiencia a los jóvenes que se ofrecieron a trabajar en los dominios importantes de la economía nacional, evaluó de muy loables la conducta y el mundo espiritual de ellos diciendo así: “Los colectivos juveniles deben ser, dondequiera que estén, los abanderados y promotores de la lucha en la marcha general de hoy y ser héroes jóvenes que trabajen con empeño por la prosperidad y el progreso de la patria dando pruebas de su patriotismo.”

Siguiendo la idea y la dirección del Secretario General los jóvenes coreanos crecen fuertemente como genuinos constructores del socialismo y héroes de la época.