El socialismo al estilo coreano es invencible.

La filosofía e ideales políticos del socialismo al estilo coreano son Iminwichon (considerar al pueblo como el cielo) y la consagración al pueblo.

Este ideal refleja la voluntad invariable del Partido del Trabajo de Corea de llevar a feliz término la causa socialista, iniciada confiando en las fuerzas inagotables de las masas populares.

Así señala el diario Rodong Sinmun en un artículo individual y prosigue:

El pueblo es enaltecido como al Presidente Kim Il Sung y al Dirigente Kim Jong Il quienes están vivos en el corazón del pueblo coreano y los demás progresistas del mundo, hecho que constituye una muestra de aprecio y respeto al pueblo.

El socialismo coreano es el país verdadero del pueblo que se responsabiliza totalmente por la vida de los habitantes.

Se implementa cabalmente en la construcción y las actividades del Estado el precepto de anteponer las demandas e intereses del pueblo y no escatimar nada para este.

Siempre sale victorioso el socialismo coreano que sirve con total entrega al pueblo priorizando sus intereses bajo la consigna «¡Todo para el pueblo y todo apoyándose en las masas populares!«.

Es ciencia la victoria del socialismo, aspiración y deseo de las masas populares, y en apoyar fielmente la idea y dirección del Secretario General del PTC, Kim Jong Un, está la vía de prosperidad eterna del pueblo coreano y el futuro maravilloso del socialismo al estilo coreano.