En denuncia del intento de implicación en las elecciones presidenciales.

Últimamente, amplios sectores del pueblo denuncian enérgicamente la implicación de EE.UU. en las elecciones presidenciales.

El Comité Nacional Preparatorio para la Independencia, la Democracia, la Paz y la Reunificación, y la Solidaridad por la Soberanía Popular, así como la Federación Progresista de Estudiantes Universitarios de Corea del Sur, celebraron una manifestación.

No intenten participar en las elecciones presidenciales, esta tierra no es una colonia de EE.UU., levantaron sus voces.

Cuando se acerca el día de las elecciones presidenciales, EE.UU. arroja una sombra sobre esta tierra.

Hace unos días, la administración estadounidense envió a Seúl a un funcionario de alto rango del Departamento de Estado y a un senador para conocer su «visión de la alianza» y su «sentido de la dirección» de los candidatos internos y externos a la presidencia.

También los directores de las principales oficinas y los directores generales de Asia de la empresa New York Times, que visitaron Corea del Sur en profundo secreto, se entrevistaron a puerta cerrada con los candidatos a la presidencia para captar sus ideas sobre el estrechamiento de la alianza entre Corea del Sur y EE.UU.

Las visitas de las figuras de la política norteamericana a Corea del Sur no son sólo una presión para que quien sea el presidente les obedezca, sino también una intervención abierta que da a entender que quien se comprometa a realizar una política de la administración norteamericana será elegido, criticó la prensa.

Cuando llegaron las elecciones, se demostró que EE.UU. apoyó activamente a sus secuaces tras conocer las tendencias de los candidatos.

La historia demuestra que Estados Unidos apoyó activamente a sus secuaces tras conocer las tendencias de los candidatos cuando se celebraron las elecciones.

Como el pueblo siente profundamente que EE.UU. ha intervenido activamente en todos los aspectos de la política de Corea del Sur a lo largo de la historia y la realidad, libra una enérgica lucha contra él.