En oposición al despliegue del THAAD.

El pueblo surcoreano de todas las clases sociales presenta una enérgica protesta ante los militares y el USFK contra la continua introducción de diversos suministros bélicos en la base del THAAD en el distrito de Seongju de la provincia de Gyeongsang del Norte.

Debido al despliegue del THAAD sin tregua, los habitantes están amenazados, los enfermos de cáncer aumentan y algunos incluso mueren en los pueblos cercanos a la base del THAAD; los militares y las USFK no consideran a los ciudadanos como seres humanos, censuran las organizaciones.

Las organizaciones cívicas, entre ellas la Federación Progresista de Estudiantes Universitarios de Corea del Sur y la Confederación Coreana de Sindicatos, condenan a EE.UU. y a las autoridades actuales por convertir este territorio en una base avanzada de misiles de EE.UU. para una invasión del Norte.

El despliegue del THAAD es una invasión, estamos en contra del plan de EE.UU. de convertir la península coreana en un escenario de guerra, denuncian.

Ahora, amplios sectores del pueblo, incluidos los residentes de Soseong-ri y las organizaciones cívicas, coreando los lemas «¡No al THAAD, paz!«, y «¡Desenterrar el THAAD, plantar la paz!»; endurecen su determinación de emprender una enérgica acción contra el despliegue del THAAD.