Énfasis en el desarrollo de la enseñanza

En el periódico “Rodong Sinmun” fechado el 5 de septiembre de 2012 (Juche 101) se insertó el anuncio público de que se convocaría en Pyongyang el 25 del mismo mes, la VI sesión del XII período de la Asamblea Popular Suprema de la República Popular Democrática de Corea.

Entonces las personas pensaron que en la reunión se discutiría un problema político muy importante, pues se trataba de la cita que se convocaba al cabo de cinco meses desde la V sesión del XII período de la APS en que el estimado compañero Kim Jong Un fue electo como la máxima autoridad de la República.

Pero, la primera agenda fue “Sobre aplicar la enseñanza obligatoria general de 12 años”, decreto aprobado unánimemente por todos los diputados.

Todo el país bulló de emoción.

Con respecto a esto, el periódico estadounidense “New York Times” comentó así: “En la VI sesión del XII período de la Asamblea Popular Suprema se aprobó la ley de practicar la enseñanza obligatoria general de 12 años. El mandatario Kim Jong Un dedica todo su ser para el futuro. Corea del Norte da gran acicate a la mejora de la calidad docente.”

El gobierno coreano ha venido concediendo la primacía a la educación.

Proclamada la mencionada ley, se impulsó enérgicamente en la parte docente la preparación para aplicar dicho sistema de educación, a saber: Se trazó nuevo programa de educación, según el cual, se reeditaron los libros de texto y referencia para el jardín de infancia, la escuela primaria y las escuelas secundarias básica y alta, así como se aseguraron los aparatos de ensayo y práctica y los equipamientos escolares cuyo número llegó a varios millones.

Se produjeron también las carteras para libros “Sonamu” (pino), los cuadernos “Mindulle” (amargón) y los artículos de uso escolar “Haebaragi” (girasol), mientras se construyeron y ampliaron en escala nacional las escuelas y se modernizaron las clases.

A medida que se aumenta la inversión nacional en la educación y se eleva el entusiasmo del patrocinio social, se inició dicha enseñanza desde abril de 2017 (Juche 106), y se establecieron las escuelas secundarias altas técnicas adecuadas a las características económico-geográficas de las localidades para las industrias metalúrgica, carbonífera, eléctrica y química, la pesca, la agricultura y otros sectores de la economía nacional.

Al mismo tiempo, los centros docentes en su conjunto se remozaron irreconociblemente teniendo como modelo el Instituto Superior de Maestros de Pyongyang que realizó en alto nivel la educación científica, informática y moderna, mientras se construyeron el Centro de desarrollo de tecnología de punta de la Universidad Kim Il Sung y el Centro de ciencias y técnica Mirae de la Universidad Tecnológica Kim Chaek, así como se remodeló la Imprenta de Libros Docentes.

En ese proceso se presentaron las consignas “¡Hagamos del nuestro un país de la enseñanza y una potencia de cerebros con una revolución educacional en la nueva centuria!”, “¡Saltemos con la ciencia y garanticemos el futuro con la enseñanza!”, “¡Encarguemos nuestro futuro a la educación!” y “¡Hagamos la educación capaz de encargarse de nuestro futuro!”, y también nacieron palabras dignas de representar la época, tales como “preparación de todo el pueblo como científicos y técnicos”, “enseñanza obligatoria general de 12 años”, “entusiasmo de emulación docente”, “trabajadores de tipo intelectual”, “La madre de ciencia es la educación”, etc.

En medio de que predominaba en todo el país el ambiente social de apreciar y estimar a los maestros, se efectuaron pomposamente la XIII Conferencia Nacional de Educadores y la XIV Conferencia Nacional de Maestros, mientras se construyeron los edificios de viviendas modernas para los educadores e investigadores de la Universidad Kim Il Sung, la Universidad Tecnológica Kim Chaek y otros centros docentes de enseñanza superior.

En la V sesión del XIV período de la APS de la RPD de Corea que tuvo lugar en septiembre del año presente se presentó como una tarea más importante del gobierno, convertir el nuestro en país avanzado en la educación.