Historia de amor por el pueblo del Dirigente KIM JONG IL

En diciembre de cada año, el pueblo coreano añora más fuerte al Dirigente Kim Jong Il quien realizó imperecederas hazañas ofrendando todo lo suyo por aquél.

Realizó ingentes esfuerzos por el bienestar del pueblo diciendo que él busca su placer en la felicidad y alegría del pueblo y trabajó por éste hasta el último momento de su gran vida.

El Secretario General del Partido del Trabajo de Corea, Kim Jong Un da continuidad a la historia de amor al pueblo del líder antecesor.

Exigiendo no escatimar nada por el pueblo y enaltecerle al igual que al Dirigente, él definió la política de dar prioridad a las masas populares como asunto fundamental, que decide la existencia o el colapso del partido y el triunfo o el fracaso del Estado, y vino implementándola de modo invariable.

Al presentar las consignas «¡Todo para el pueblo y todo apoyándose en las masas populares!» y «¡Todo el Partido, a servirle al gran pueblo con total entrega!«, hizo que la primacía de las masas populares se hiciera el terreno político del Estado y el estilo partidista y nacional.

Nuevas avenidas, aldeas pintorescas, bases de industria ligera y establecimientos de vida cultural, levantados en Pyongyang y las localidades del país en la última década de la nueva centuria del Juche, son el resultado del ferviente amor del Secretario General por el pueblo.