La victoria de las tres revoluciones.

El pueblo coreano creció levantando en toda la trayectoria de la revolución y la construcción las banderas de tres revoluciones: la ideológica, la técnica y la cultural.

Después de la liberación del país (15 de agosto de 1945), comenzó a forjar su destino por cuenta propia eliminando lo caduco en todas las esferas mediante la Campaña de Movilización Ideológica General para la Construcción del Estado, la Campaña de Emulación por el Aumento de la Producción y la Campaña de Alfabetización.

Una vez acabada la Guerra de Liberación de la Patria (27 de julio de 1953), logró en solo 14 años un desarrollo vertiginoso en la construcción socialista.

Mediante el Movimiento Chollima, se convirtieron las personas pasivas y atrasadas en las activas y avanzadas y se formaron cada día y cada momento los hombres de nuevo tipo.

Siguiendo a los jinetes de Chollima, los precursores de las Tres Revoluciones de la década de 1970, formados por el PTC, lograron saltos y avance en el cumplimiento de las revoluciones ideológica, técnica y cultural y cumplieron con un año y 4 meses de adelanto el plan sexenal de la economía nacional, presentado por el V Congreso del Partido.

En el período de creación de la velocidad de la década de los 80, la de 1990 de duras pruebas y la nueva centuria del Juche, el pueblo coreano vino avanzando a pasos firmes flameando las 3 banderas rojas.

En los últimos 10 años, levantó una tras otra las creaciones valiosas con el poderío espiritual de autofortalecimiento.

Hoy en día, él escribe con orgullo nueva historia de prosperidad de la patria guardando en lo profundo de corazón la consigna «¡Produzcamos las tres revoluciones en todas las bases revolucionarias!«