Esfuerzos por la protección territorial y ambiental

El sector de la protección territorial y ambiental toma medidas efectivas para promover la administración territorial del país.

Cumple el plan decenal para la repoblación forestal y la conservación del agua.

Este año, se realizaron en más de 90 ríos el dragado, la construcción de diques, la obra de protección de las riberas y otras labores con vistas a prevenir daños por lluvias torrenciales e inundaciones.

Según el plan perspectivo de repoblación forestal (2015-2024), se despliega una intensa campaña para convertir todos los montes del país en los de “oro y tesoros”.

Se esfuerzan por cultivar árboles de manera científica, industrial e intensiva, multiplicar de modo gradual plantones que crecen rápido y aportan gran utilidad económica y cuidar bien los árboles trasplantados.

En distintos lugares del país se plantan numerosos árboles frutales de buena especie en un intento de consolidar la base económico local y mejorar la vida poblacional. Este año, muchas unidades recibieron el Título de Patriotismo Socialista por la Creación de Bosques.

Mediante fotografías satelitales y aéreas se realizan periódicamente el análisis de los recursos forestales y la vigilancia sobre los incendios forestales.

En el sector marítimo colocan arrecifes artificiales en el mar con el fin de proteger y multiplicar peces sedentarios, sueltan alevines de varias especies en los mares, mientras procuran mejorar la calidad de agua y prevenir la contaminación en las áreas costeras para proteger el ambiente marítimo.

Se pone empeño en desarrollar las técnicas de eliminar metales pesados en ríos, esterilizar lodos utilizando materias orgánicas, purificar y reutilizar con eficacia aguas residuales urbanas e industriales.

Frente al cambio climático se toman medidas efectivas para proteger la biodiversidad, recuperar la función ecológica de los terrenos cultivables degenerados y fertilizarlos.

Se introduce activamente la agro-silvicultura que permite usar de manera eficiente la tierra, mejorar sosteniblemente el ecosistema y obtener variados productos.

Además, se impulsan las labores para aprovechar con eficiencia los recursos y reducir al máximo la influencia que afecta el entorno mediante la aplicación de la tecnología verde con miras a asegurar el equilibrio entre el aumento de la producción, la protección ambiental y el progreso social y lograr el desarrollo sostenible de la economía.