Fervor de la emulación colectiva

En la RPD de Corea se promueven las innovaciones solidarias y la emulación colectiva para adelantar a otros, aprender de ellos y generalizar sus experiencias y éxitos.

Todos los sectores, regiones y unidades fomentan las emulaciones para aumentar la producción, mejorar la calidad de los productos y desarrollar las ciencias y técnica.

Para cumplir el plan quinquenal del desarrollo de la economía nacional, las ramas de la industria metalúrgica y la química registran auges productivos mediante una campaña colectiva, en tanto que las centrales eléctricas en distintas partes del país promueven la emulación por el aumento de la producción con el fin de incitar el celo de los trabajadores.

En el sector de la industria hullera se realiza una competencia de perforación de alta velocidad para suministrar gran cantidad de carbón a varios sectores de la economía nacional. En el sector de transporte ferroviario se despliega una intensa emulación por unidades para acarrear más cargas.

Las fábricas de la industria ligera intercambian los logros científicos y técnicos alcanzados en el reciclaje y el aprovechamiento de materias primas y materiales existentes del país, y las granjas cooperativas comparten los ventajosos métodos y experiencias de cultivo. Lo mismo pasa en el sector de la construcción para acelerar la ejecución de las obras.

Además, se activan las emulaciones entre provincias, ciudades y distritos. La provincia de Kangwon, que exhortó a todo el país a ejecutar la emulación de apoyo en las propias fuerzas, sigue siendo ejemplo en este aspecto y las otras provincias como la de Phyong-an del Norte logra éxitos en el desarrollo de la agricultura, ganadería, educación, salud pública e industria local.

Esta intensa campaña que se despliega a lo largo del país contribuye a acelerar más la marcha del pueblo coreano hacia la nueva victoria en la construcción socialista.