Derechos independientes de la población

La RPDC es el país verdadero del pueblo donde se aseguran en el máximo nivel los derechos independientes de las masas populares.

El régimen social del Estado, la Constitución socialista y otras leyes nacionales y todas las líneas y políticas tomadas por Partido y el Estado y sus actividades están orientados a proteger los derechos independientes e intereses de aquellas.

El gobierno facilita a la población todas las condiciones para ejercer los derechos independientes.

Fomenta la participación de amplias masas en la administración estatal y la vida sociopolítica.

Como dueños del país, todos los ciudadanos ejercen dignamente sus derechos políticos, inclusive el de elegir y ser elegido.

Los trabajadores comunes se eligen como diputados a la Asamblea Popular Suprema y otros órganos del poder de distintos niveles y comparten por la ley el derecho a estudiar y trabajar.

Desde el primer día de su fundación, la RPDC presentó el fomento del bienestar de la población como el máximo principio de sus actividades y practica invariablemente las políticas populares, pese a las múltiples pruebas y dificultades.

Da primacía a las demandas y voluntad del pueblo en elaborar e implementar todas las líneas y políticas estatales.

La institución y ejecución de las leyes se hacen en el principio de proteger al pueblo y su evaluación deviene precisamente la norma de todas las actividades de producción y construcción.

Se materializa la consigna «¡Todo para el pueblo y todo apoyándose en las masas populares!» en la construcción y actividades del Estado y se da prioridad a los intereses del pueblo en todos los dominios de la sociedad.