Demanda razonable

Crece el deseo de oponerse al simulacro de guerra contra el Norte y salvaguardar la paz en la península coreana entre personas de diversos ámbitos.

Toda la zona de Corea del Sur está convertida en un teatro de desenfreno fratricida desde principios de este año, el juego de guerra contra el Norte debe ser detenido de inmediato, exigen los ciudadanos.

La prensa y los expertos critican que, debido a los temerarios actos de confrontación de los militares surcoreanos, las relaciones intercoreanas siguen en un grave punto muerto y dicen que el «diálogo» pregonado por las autoridades no es más que un truco mezquino para maquillar y engañar el sentimiento de la población.

Desde el comienzo del Año Nuevo, los militares han llevado a cabo un feroz ejercicio de ataque preventivo contra el Norte, un entrenamiento de resistencia al frío y varios tipos de ejercicios de tiro, incluyendo prácticas de tiro con buques de guerra.

Esto es una vívida provocación contra los compatriotas y un abierto desafío al sentimiento público deseoso de paz y seguridad en la península coreana.

Debido a los irreflexivos actos de confrontación de los belicistas militares que provocan un círculo vicioso de guerra y enfrentamiento con olor a pólvora que golpea al Norte desde principios de enero de este año, a pesar de la fuerte demanda tanto en el interior como en el exterior, y de la justa exigencia del Norte de suspender el juego de guerra y retirar la actitud de doble juego, la situación de la península coreana empeora.

La realidad muestra claramente cuál es la raíz del agravamiento de las relaciones intercoreanas y la escalada de la tensión.

Es muy natural que los surcoreanos de todas las capas sociales denuncien las temerarias maniobras de los maníacos militares impregnados de guerra y confrontación y la descarada perfidia de las actuales autoridades.